Exploración motriz y bienestar

0
884

La exploración motriz es un modo sencillo de recuperar la motricidad natural que todos los bebés y niños practican de manera espontánea para vivir en bienestar.

Se practica en cualquier lugar y circunstancia, de pie, sentado o tumbado en el suelo. Pudiendo durar todo el tiempo que cada persona necesite en cada ocasión. No obstante, se recomienda iniciar cada sesión tumbados en el suelo, dado que su dureza, aliviada por la intermediación de una alfombra o una manta, permite a la persona focalizar su atención, casi de inmediato, en todas las zonas corporales que están en contacto directo con el suelo, lo que estimula su clara percepción y de este modo ayuda a centrarse más fácilmente.

Cada persona, tumbada en el suelo, se toma el tiempo que necesite para conectar consigo misma y centrarse en la respiración, iniciando un proceso de exploración del propio cuerpo buscando cualquier dolor para descongestionar la zona realizando acciones lentas, fluidas y conscientes, ya sea abrir una articulación, un estiramiento, una flexión, un giro, una presión, una rotación o una torsión, permitiendo que sean las sensaciones del propio cuerpo las que vayan guiando constantemente el proceso.

Al tumbarse en el suelo y comenzar a explorarse, muchas personas suelen repetir los gestos y acciones motrices que han aprendido en la escuela, en el equipo deportivo al que pertenecen, en las clases de ballet, de Pilates o de Yoga. La experiencia de muchos años indica que las personas con un historial de menor participación en prácticas motrices sistemáticas, son las que pueden recuperar más pronto la motricidad natural que surgía espontáneamente en su niñez.

Puede afirmarse que iniciar un proceso de exploración motriz implica siempre conocer de primera mano el estado del cuerpo y de la vida en el presente cotidiano, para poder desde este proceso evaluar las condiciones vitales de cada jornada. Empezando por el dedo de un pie y acabando por la intensidad emocional que embarga el estar en el mundo de todas y cada una de las c odo Mo¡vitransfer,cacia desde el mste desde la pedagogñentrarse momentemocional que embarga el estar en el mundo de todas y cadélulas que habitan el cuerpo, lo que despierta en las personas un intenso flujo emocional.

Por más veces que una persona se explore motrizmente nunca resulta la misma experiencia, pero caso de que así sucediera, supondría un claro indicio de que ese proceso no se orienta por el camino de la exploración motriz espontánea y libre.

Es un proceso constantemente abierto al descubrimiento de nuevos territorios de la propia vida que permanecían ocultos a la persona. Siempre se encuentra un lugar en el interior de sí mismo para descubrir, explorar e indagar sensitivamente desde diferentes ángulos y perspectivas.

Los comienzos pueden desorientar a las personas que, durante muchos años, han creído que no sabían hacer bien cualquier acción que implicara a su motricidad, así como para aquellas otras que siempre han actuado al dictado y órdenes de entrenadores, monitores o profesores.

La exploración motriz es un proceso activo y consciente para que las personas puedan redescubrir su motricidad originaria, dando respuestas únicas a cada aspecto de la vida cotidiana logrando competencias para vivir en bienestar. Un gran capital de la humanidad que espera ser explotado por millones de personas.

 

www.ejercicioybienestar.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.