Prepararse para hacer ejercicio

0
545

La especie humana lleva más de dos millones de años deambulando por todo el planeta sin más recurso que sus propias piernas, somos pues una especie caminante desde que se logró la adquisición de la postura bípeda, por esto el ejercicio físico cotidiano es una necesidad vital, del mismo modo que lo es la alimentación, la respiración o el descanso.

Pero se sabe desde Newton que la ley de la gravitación universal, que rige la atracción de unos cuerpos celestes respecto de otros, supone para todos los seres humanos, por su condición de criaturas bípedas, una columna de presión sobre la verticalidad del cuerpo que tiende a comprimirlo, lo que con el transcurso de los años produce problemas articulares muy severos y dolorosos. Tan solo cuando se permanece tendido en posición horizontal el cuerpo humano se libera de la presión gravitatoria y logra descomprimirse de manera natural.

Pero en la sociedad contemporánea tan organizada, la mayor parte del día se está sentado o de pie, por lo que el tiempo diario en el que se permanece bajo la presión gravitatoria es el doble que el que se permanece horizontal descansando o durmiendo. Es por esto que la comprensión de las cadenas musculares del cuerpo y de todas las articulaciones generan tantas patologías y problemas de dolor y malestar que minan lentamente la calidad de vida de las personas.

Así mismo, muchos millones de personas en la actualidad practican diariamente algún tipo de deporte o de ejercicio físico (caminar, correr, pasear en bicicleta, frecuentar algún gimnasio…) pero no todas se preparan adecuadamente para que la práctica motriz se haga en condiciones de sostenibilidad, con el fin de que el ejercicio realizado tenga beneficios para la salud y calidad de la vida.

Los deportistas con experiencia son buenos conocedores de esta necesidad, por ello suelen prepararse de manera concienzuda para sus entrenamientos y competiciones, sin embargo muchas personas que llevan a cabo una práctica motriz de baja o media intensidad consideran innecesaria esta preparación preliminar, lo que implica un gran error que acarrea accidentes y trastornos.

La preparación para cualquier tipo de ejercicio, en función de su intensidad y duración, consta de al menos tres procedimientos que conviene llevar a cabo, aunque dependiendo de cada modalidad deportiva se puede hacer más énfasis en uno que en otro.

El primero y siempre ineludible es la liberación articular, consistente en ir abriendo lenta y paulatinamente todas las articulaciones del cuerpo, en especial el espinazo, la pelvis y las extremidades más implicadas en el tipo de práctica motriz a realizar.

Una ejercitación física tan elemental, popular y sencilla como es caminar, aunque se trate de una intensidad y duración baja o media, requiere de un proceso previo de activación y apertura de las articulaciones para lograr que se hidraten de manera suficiente y necesaria para realizar el esfuerzo que a continuación se le va a exigir. Este procedimiento que puede durar cinco, diez, quince o veinte minutos prepara el aparato locomotor para realizar el trabajo sin riesgo de accidentes indeseables como las lesiones, aunque sean leves, pero que implican un trastorno y un problema añadido que puede y debe evitarse.

Según la intensidad del esfuerzo que se vaya a realizar tambis conocido como calentamiento, por el que se trata de poner a punto el tono muscular para que reaccione nque sean leveselvis y lén es conveniente realizar la elongación y estiramiento de aquellas cadenas musculares que más van a estar implicadas.

Finalmente, según la duración y la intensidad del esfuerzo a realizar, se requiere de un proceso de tonificación general, más conocido como calentamiento, por el que se trata de poner a punto el tono muscular para que reaccione con garantías de contractibilidad cuando se empiece la exigencia del esfuerzo.

 

www.ejercicioybienestar.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.