Los autores premiados en el Concurso de Relato Breve “Villa de Binéfar” destacan el prestigio del certamen

0
584

Ernesto Tubía (primer premio), Emilio Barba y Beatriz Somada (segundo), y Francisco Javier Casamor (tercero) destacaron al recoger sus galardones en el XIX Concurso de Relato Breve “Villa de Binéfar” el prestigio que tiene este certamen entre los autores, que se traduce en los 245 relatos presentados al mismo.

El acto se ha desarrollado en el Restaurante Di Marco, en el transcurso de una tertulia literaria muy concurrida que ha contado con la presencia de los autores y del jurado que ha emitido el fallo este año, así como de otros invitados, del alcalde de Binéfar, Alfonso Adán, el concejal de Cultura, Juan Carlos García, y el concejal Agustín Aquilué, que han sido los encargados de entregar los diplomas a los ganadores.

Juan Carlos García, además de dar las gracias al jurado y al personal técnico de Cultura por su trabajo, destacó que este año se habían batido marcas en participación y explicó que los relatos habían llegado de muchos puntos de España, pero también de Argentina, Perú, Francia y otros países. De los recibidos de territorio nacional, la mayoría han llegado de Madrid, Valencia, Zaragoza y trece de la provincia de Huesca, con un tercer premio que ha sido para un binefarense, “que ya ha comenzado a ganar algunos otros concursos”, ha dicho. El edil ha señalado la curiosidad de que el segundo premio haya sido escrito a cuatro manos y del ganador ha resaltado sus más de 130 premios. Según ha explicado el jurado Mariano Sanjuán, el relato premiado en primer lugar, Cometas sin cordel, de Ernesto Tubía, destaca por su contenido poético al transmitir sentimientos y sensaciones que van más allá de la historia que se nos cuenta en tercera persona. Del segundo, el dueto Beatriz Somada y

Emilio Barba autores del relato Desde el andén, el jurado señala que se trata de un monólogo interior a dos voces, donde los personajes Águeda y Vicente viven atrapados en su inmensa soledad. Mientras que del tercero, Fallida resurrección, de Francisco Javier Casamor, explica que es prácticamente un monólogo interior, un discurso sin oyente y no pronunciado, mediante el cual un personaje expresa su pensamiento más íntimo, el más cercano posible del inconsciente. Su objetivo es evocar el flujo ininterrumpido de pensamientos que atraviesan el alma del personaje a medida que surgen y en el orden que surgen, sin explicar el encadenamiento lógico.

Los autores han agradecido los premios, al tiempo que resaltaban la importancia de los mismos. Además, en el caso del binefarense, Francisco Javier Casamor, se une la circunstancia de haber “triunfado en mi pueblo”, dijo.  Los relatos ganadores de esta edición serán publicados por el Ayuntamiento de Binéfar en un libro que recogerá, además, los de las últimas ediciones, que tampoco se han publicado porque se incluyen los de varios años en el mismo volumen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.