La Agrupación de Peñas de Sariñena manifiesta su malestar por el carnaval

0
910

Por un lado, el Ayuntamiento de Sariñena ha organizado varias novedades en la celebración del carnaval, que tendrá lugar el próximo sábado, día 6, que consisten en una gran cabalgata para todas las edades, a partir de las 19.00 horas, desde la Avenida Huesca, y que irá acompañada por la charanga Saxofón y un grupo de batucada, hasta el local de la Agrupación de Peñas, en el que se llevará a cabo el concurso de disfraces para jóvenes y adultos, organizando anteriormente el carnaval infantil en el Salón del Casino.

También y por segundo año, en el citado Casino y organizada por el Ayuntamiento, habrá una fiesta libre de alcohol para los menores de dieciocho años, coincidiendo a la misma hora, la medianoche, el inicio del carnaval para los adultos en la Agrupación de Peñas, donde los menores podrán acceder acompañados de padres  tutores.

Una vez más y en vísperas de una fiesta popular como es la del Carnaval, la polémica sobre la entrada de menores en la fiesta que organizan, en esta ocasión la Agrupación de Peñas, ha vuelto a surgir, “la nueva Junta de las Peñas hemos decidido hacer pública nuestra posición, al entender que se está aprovechando nuestro silencio para tergiversar la realidad y difundir rumores malintencionados. Así, vamos a dar a conocer nuestras decisiones y los motivos que las causan para conocimiento de todos los socios y vecinos”, explican en un comunicado los miembros de la junta que consideran que después de llevar meses trabajando para mantener el modelo de fiesta y permitir la entrada de menores, tomaron la decisión de no dejar entrar a los menores al recinto, “Se convocaron cuatro asambleas extraordinarias de socios en pocos meses para abordar el tema  y sólo a una vinieron un par de padres. La única ocasión en que vinieron padres y jóvenes preocupados por el tema fue en agosto, en la reunión de trabajo para organizar las fiestas, ante el problema que se avecinaba”.

Asimismo, exponen como han buscado fórmulas de fiesta con dos ambientes, “sin éxito,  nuestra última decisión, tomada en asamblea con los socios, fue no dejar entrar a los menores al recinto. Tuvimos que sopesar a un lado de la balanza, los casi mil socios de nuestra agrupación, y al otro, la veintena de socios que componen la franja de edad afectada (de 15 a 17 años) repetimos, socios”.

También argumentan como las continuas inspecciones de la Policía “que vienen las noches que abrimos el local, aunque no se vean, nos obligan a ser estrictos. No podemos permitirnos asumir las consecuencias de una sanción, y no hay forma de trabajar fuera de la ley; quien diga lo contrario miente. Así, cuando controlamos la entrada de menores, no es porque queramos excluirlos, como se nos acusa, sino porque no podemos hacer otra cosa. Precisamente, esa ley está hecha para apartar a los menores de edad del alcohol”.

De forma paralela, señala la junta, “se ha trabajado en el ámbito administrativo, buscando apoyos, sin resultado. Pero tampoco hemos parado allí: reuniones con la Policía, conversaciones con ayuntamientos y comisiones de otros pueblos (donde la colaboración sí hace posible otras fórmulas) conversaciones con diferentes departamentos del Gobierno de Aragón e incluso, como último recurso, una carta al nuevo Consejero del Departamento de Presidencia, explicándole nuestra situación”.

Así, la Agrupación de Peñas manifiesta que después de buscar todas las alternativas posibles, incluso apoyaron a la red estatal de organizaciones juveniles que se ven afectadas, en diferentes comunidades, por el mismo problema, “Queremos entrar”, indican que siempre han estado solos, “la actitud del Ayuntamiento siempre ha sido la misma: esperar a ver qué pasaba más adelante. A ver qué pasaba con el cambio de las elecciones de mayo, a ver qué pasaba con el cambio de Consejero, a ver qué pasaba tras el verano, a ver qué pasaba tras el Pilar, a ver qué pasaba al llegar 2016… hasta hoy, que seguimos esperando a ver qué pasa, mientras se nos sigue preguntando, a nosotros, qué soluciones tenemos”. Pero como este colectivo afirma, su obligación es vigilar por el cumplimiento de esa y otras leyes vigentes dentro del local cada vez que se celebra allí un evento, “no podéis pedirnos lo contrario. No podemos asumir el coste que supondrían las sanciones”.

Por último, concluyen diciendo que pudieron resolver el problema en las fiestas patronales gracias a los socios, “pero para quién no lo sepa, Sariñena es un caso único: no hay ninguna otra localidad que tenga unas fiestas en las que no sea el ayuntamiento quien pague las orquestas, sino una asociación privada, y, al mismo tiempo, la entrada sea libre para todos, sin necesidad de ser socio de la entidad organizadora. Este hecho, como es lógico, nos permite justificar que somos el único acto libre y gratuito que hay en las noches de San Antolín, por lo que podemos ser declarados miembros de la “comisión organizadora acreditada” de las fiestas patronales, y eximirnos durante esos días del cumplimiento del decreto. Porque amigos, la ley es de obligatorio cumplimiento para todos, excepto cuando es la propia administración quien organiza el evento al aire libre. De ahí que, con la firma de quien corresponde, se soluciona, como ocurre en el resto de pueblos. Así, se declaró por decreto de alcaldía la modificación de la situación urbanística del espacio en el que se ubica la orquesta, designándolo plaza pública. Se eliminó la puerta y se controló el acceso de alcohol a la zona, además de identificar a nuestros socios con pulseras de diferente color. ¿Complicado? Y todo esto, gracias a la comprensión y generosidad de los socios, que son los que pagan las cuotas y lo hacen posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.