¿Cuántas historias de amor diferentes pueden encontrarse en el Somontano, La Litera y el Cinca Medio? Parejas anónimas nos cuentan cómo se conocieron y cuáles son las claves para mantener viva la llama.

 

Los tiempos han cambiado pero la forma de vivir el amor es la misma, tanto para los que viven su primer amor co- mo para los que cumplen sus bodas de plata, de oro o de diamante. Entre las seis historias del Somontano, La Litera y el Cinca Medio podemos encontrar pequeñas y sencillas historias de nues- tros mayores en los que compartieron juegos en las calles desde pequeños y que se transformaron en amores adolescentes que han traspasado el cambio de los tiempos y que se han transformado en un legado de nietos e hijos que son los que ahora les acompañan en sus años de jubilación.

Además, también nos encontramos con jóvenes parejas que ahora dan su primer paso y se atreven, en los tiempos que corren, a ampliar su familia y a enfrentarse al cambio que supone tener un hijo. De igual manera, parejas jóvenes que deciden vivir su amor a dúo y disfrutar de todas las actividades que pueden realizarse. Los nuevos tiempos también han dado paso a innumerables páginas de contactos que intentan servir como punto de salida para aquéllos que no han tenido suerte hasta ahora en las relaciones personales y que intentan encontrar a pa- rejas compatibles a su modo de vida, gustos… Aunque sean criticados por la sociedad más conservadora. Algunas historias a través de las redes sociales están llenas de mentiras pero Cupido también interfiere y en ocasiones estos mensajes se convierten en las flechas del amor.

 

MONZÓN. Yovana, Pablo, Ainara y Alexia: “El fruto del amor”

El amor suele dar sus frutos, y este el caso de esta joven pareja de Monzón que se conoció en el verano de 2003 en ComaRuga y que tras una boda y una hija (Ainara), esperan al cierre de esta edición una nueva pequeña que sumar a su familia, Alexia. 3 yovana1Yovana cuenta que “nos conocimos de casualidad en el lugar de copas que frecuentábamos, yo tenía 18 años y Pablo 23, así que iniciamos una bonita amistad en la que se notaba desde el primer día que había algo especial, diferente…”. Tras la época de verano la pareja, a pesar de la distancia continuaron con innumerables llamadas y mensajes, “Pablo venía todos los fines de semana pero aún así la distancia es dura, por lo que meses después y cansado de tanto viaje decidió dejarlo todo y venir a vivir aquí”. En 2009 secasaron y en 2011 decidieron ampliar la familia con Ainara, “una niña encantadora y simpática que nos llena de alegría el día a día, tanto es así que nada mejor que tener otra. Ahora estamos esperando que nazca su hermanita, Alexia”. A partir de ahora: ¡a disfrutar con ellas y verlas crecer juntas!

BARBASTRO. Rosa y Francisco: “Amor de diamante”

El 25 de Diciembre de 1954, Francisco Cañete Muñóz y Rosa Fernández Granado contrajeron matrimonio en la iglesia de San Juan Bosco en Barcelona.
3 Rosa y FranciscoFrancisco: “sinceramente, ahora estoy más contento que la primera que me casé porque en las de Diamante gozamos de una posición que cuando éramos jóvenes no teníamos. Entonces íbamos muy apretados. Recuerdo que en nuestra boda del 54, fuimos a la iglesia en un taxi de esos amarillos y negros de Barcelona. En estas, fuimos montados en un carruaje con caballos y con la satisfacción de estar rodeados de todo lo que hemos creado en estos 60 años, de nuestra familia.
Rosa: “En mis 60 años de casada con Francisco, él nunca ha salido de casa sin darme un beso antes. Se fuera donde se fuera o aunque estuviéramos enfadados. Ningún día me ha faltado ese beso desde 1954 hasta hoy. “Nuestra clave del éxito para llevar 60 años juntos ha sido sobre todo, la comprensión”.

PUEYO DE SANTA CRUZ. Ernesto y Elvira Ramón y Montserrat: “Amor senior”

El amor puede durar años y este el caso de estas dos parejas residentes en Pueyo de Santa Cruz que presumen de ser unas de las parejas con mayor número de años casados de Pueyo.2 yayos Ernesto Angusto y Elvira Liesa (a la izquierda de la imagen) llevan casados 55 años, contrajeron matrimonio en el año 1959 en Pueyo y realizaron su viaje de novios a Barcelona y Zaragoza y han cumplido sus bodas de oro con un viaje a Peralada.
Ambos explican que la principal clave para mantener el amor vivo es “aguantarse mucho, hay momentos de peleas y de amor como en todas las parejas”. Ahora, ya jubilados “nos dedicamos al huerto, al cuidado de la casa y ayudar a nuestros dos hijos donde podamos”. Ramón Carrera y Montserrat Sopena, que cumplirán 53 años de casados este año, celebraron su boda en Barbastro en 1961, realizaron su viaje de novios en tren por Zaragoza, Madrid y Barcelona, y de su matrimonio han obtenido dos hijos y tres nietos. Esta pareja también se conoció en las calles de Pueyo “en unos tiempos en los llevábamos a las chicas en bicicleta a los bailes de Binaced o Alfántega”. Para ellos la clave de tantos años de matrimonio reside, según Montserrat, en que “Ramón no me hace enfadar” y para su marido, en que “Montserrat guisa muy bien”.

MONZÓN. Ana e Israel: Amor ‘online’

El amor a través de las redes sociales, también cuenta con finales felices como el de Ana e Israel. “Nuestra historia empezó cuando una amiga mía fue a una despedida de soltera a Gerona y ahí conoció a un chico de Alcalá de Henares, 3 ana buildespués de unas cuantas visitas el chico me pasó el correo electrónico de un amigo suyo ya que pensó que haríamos buenas migas, así que no me lo pensé y le mande una invitación de amistad y así fue como empezamos a hablar por Facebook”.
Pasados unos dos meses, los dos madrileños pasaron un fin de semana con su caravana en Monzón donde pudieron concerse en persona, “pasamos todos juntos el fin de semana y les hicimos un poco de ruta turística por Monzón. Antes de irse, nos intercambiamos los móviles y ya pasamos de solo escribirnos a hablar por teléfono hasta que un día él me pregunto que me parecería irnos juntos un fin de semana y por su puesto la idea me encantó. Así que nuestra historia comenzó un fin de semana en noviembre de 2011 en los Llanos de Hospital con su caravana”. Desde entonces han pasado dos años viéndose entre Monzón y Alcalá de Henares, “ahora hemos decidido dar un paso más y en breve me voy a vivir con él a Alcalá”.

ALQUEZAR. Olga y Javier: “Vida en sintonía”

Olga Grasa, natural de Alquézar, y Javier Rodríguez, de Bilbao se casaron en otoño del pasado año aunque suman nueve años juntos. Viven en Alquézar y disfrutan intensamente del pueblo (cultivan su huerto, cogen olivas) y de la naturaleza. 2 - Reportaje enamorados“Nos encanta adentrarnos en los ríos de montaña y descubrir lo que atesoran. Es nuestraprincipalafición”, explica Javier. Una pasión que también comparten: los viajes, en especial, el sudeste asiá- tico. “En nuestra Luna de Miel recorrimos Emiratos Árabes, Malasia y Birmania para terminar descediendo cañones en Indonesia” comenta Olga. Esta pareja también encuentra espacio y tiempo para uno mismo y sus amistades. No les da pereza coger el coche o la furgo para asistir a conciertos, a cenar con los amigos, hacerse una escapada. Con ellos se puede seguir contando, afirman quienes les conocen. Viven en armonía con el pueblo y con el mundo, entre ellos y con su gente. Porque en esta lista de cosas importantes aparecen la familia y el trabajo. “Les dedicamos muchas horas a ambas parcelas. No es todo ocio y vivimos muy implicados con nuestras familias y con el trabajo, que nos encanta”. Una pareja con pasión por todo lo que hacen y en verdadera sintonía.

No hay comentarios

Deja una respuesta