Estimulación del sistema endocrino

0
2634

Dar golpecitos rítmicos sobre diversos tejidos del cuerpo produce una onda vibratoria que lleva el estímulo hasta lo más profundo del organismo humano. Esta ligera vibración provoca la dispersión de la energía congestionada y los fluidos estancados, activa la circulación sanguínea y estimula el drenaje linfático.

En la anatomía humana existen algunos puntos sensibles en donde están localizadas algunas de las glándulas más importantes del sistema endocrino, de modo que con esta suave estimulación se activan sus secreciones, lo que provoca de inmediato una renovación energética de todo el cuerpo y en especial del sistema inmunitario.

Dedicar unos minutos al día para estimular el sistema endocrino mediante unos golpecitos rítmicos con las manos ligeramente cerradas, sin apretar, provoca excelentes beneficios para el practicante, especialmente durante las estaciones de transición, primavera y otoño, aunque es la primavera, por su estallido casi súbito de luz y color, la que necesita más preparación para lograr una buena adaptación del organismo a este nuevo ciclo natural que se inicia con en el despertar de la vida.

Punto chuida en el timo

En la tradición taoísta este procedimiento se denomina la activación de los puntos chuida y forma parte de la gimnasia natural que aconseja el Tao.

El primer punto se encuentra a la altura del agujero occipital, el espacio comprendido entre las orejas a la altura de la primera vértebra cervical, lugar conocido como la nuca. La vibración se localiza en la base del cerebro afectando especialmente a las glándulas hipófisis y pineal.

Puede practicarse de pie o sentado. Hay que tratar de mantener la parte posterior del cuello estirada desde la coronilla o fontanela, manteniendo la mirada al frente fijándola en un punto a la altura de los ojos. Se cierran las manos sin apretar, se mantiene la boca y los ojos abiertos y se empieza a dar golpecitos tratando se emitir el sonido iiiiiiiiillllll al exhalar.

El segundo punto se encuentra en el pecho, justo en el centro del  esternón. Desde la postura elegida para el primer punto, se golpea  tratando de mantener el espinazo alineado (parte posterior de la cabeza y sacro en la misma vertical) procurando al exhalar pronunciar el sonido ooooommmmm.

Punto chuida en hipófisis y pinealEstos golpecitos en el centro del pecho estimulan las secreciones del timo, glándula que con los años se van inhibiendo y debilitando sus funciones, que facilitan la activación y recuperación del sistema inmunitario.

El tercer punto se encuentra en la zona baja y posterior del tronco, justo en la parte superior de los riñones en donde se ubican las glándulas suprarrenales, localizadas por debajo de las dos últimas costillas.

Para facilitar la acción de golpear muy suavemente esta zona, se recomienda flexionar ligeramente las piernas e inclinar lo suficiente el tronco hacia adelante para facilitar esta acción, así como pronunciar el sonido eeeennnn con cada exhalación. El cuerpo de inmediato desprende calor experimentándose vitalidad, dado que las secreciones de estas glándulas preparan al organismo para adaptarse a una situación de alerta y peligro.

De manera que esta sencilla práctica resulta especialmente oportuna durante la primavera para adaptarse mucho mejor a los cambios que se producen, tanto en la naturaleza como en la vida humana.

 

 www.ejercicioybienestar.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.