Por Ana Pascual
Javier Mur, profesor montisonense, ha sido uno de los ganadores de los XXXI Premios Francisco Giner de los Ríos concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, por el Proyecto Guillén llevado a cabo en el colegio Minte de Monzón. En este proyecto los compañeros de Guillén, que no podía acudir al centro por problemas de salud,  hicieron de profesores para que él no se perdiera ni una de las lecciones. Para Javier, los estudiantes han sido los grandes ‘trabajadores’ en este proyecto; ahora, trabajando en Vigo, ha comenzado un nuevo trabajo centrado en el reciclaje del que esperemos también logre muchos otros premios.

– ¿Cómo surge el proyecto Guillén y con qué objetivo?

– El proyecto se inicia cuando nos enteramos que Guillén no va a poder asistir con normalidad a clase, con el objetivo de que se sintiera como uno más a pesar de no poder estar presencialmente con sus compañeros.

– ¿Cómo funcionaba el proyecto?
– El proyecto consistía en que sus compañeras/os hacían de profesores de Guillén, preparando actividades con este propósito. Prepararon actividades, pósters y videos con explicaciones de contenidos y cortos que ellos ideaban. Los alumnos se volcaron al máximo y fueron los verdaderos artífices de que funcionase el proyecto.

– Tengo entendido que la idea era que Guillén se sintiera como en el aula, ¿fue realmente así?
– Obviamente había limitaciones, pero pudo seguir el día a día del aula sin perder el hilo del curso.

– ¿Cuál es el balance de este proyecto?
– En el momento que Guillén se reincorporó al aula, totalmente satisfactorio. Ese era el principal objetivo aunque no estaba en nuestras manos. A partir de ahí, todo lo que aprendimos durante el proyecto y el reconocimiento que está teniendo después sin duda también son importantes y hacen que la satisfacción sea mayor.

Vuelta de Guillen

– ¿Cómo recibiste la noticia? 
– Fue un momento de mucha alegría para todos, el reconocimiento a una práctica educativa que puede ayudar en situaciones similares y que sin este impulso no habría llegado a tener la difusión nacional que está teniendo.

– Normalmente cuando se recibe un premio hay un tiempo para agradecimientos, en tu caso ¿para quién sería?
– Para todas las personas que lo hicieron posible: Guillén y su familia porque les tocó la parte más dura; para el alumnado por su esfuerzo y sus familias por el apoyo que nos dieron; para la profesora de atención domiciliaria que estuvo en casa con Guillén porque ayudó muchísimo a que pudiese reincorporarse sin notar los meses fuera; para todos los profesores del colegio por permitir que se pudiese llevar a cabo el proyecto y para las personas que tuve cerca dándome apoyo.

– ¿Dónde estás trabajando ahora?
– Al terminar el curso me fui a vivir a Galicia y ahora estoy en un colegio de Vigo.

– ¿Tienes en mente otros proyectos?
– Pienso que los proyectos educativos deben surgir de situaciones concretas, y no es tanto que un docente tenga una idea y lo organice todo. Debes adaptarte a la situación y al contexto en el que está el centro y a partir de ahí plantear a tu alumnado trabajar acerca de una situación concreta. En el colegio en el que estoy hemos visto que hay un trabajo necesario alrededor del reciclaje y pusimos en marcha un proyecto para intentar cambiar los hábitos del alumnado sus familias.

Visita_Guillen_Noviembre

– El tema educativo siempre es una polémica, ¿cuál crees que sería una de las cosas más importantes que deberían ponerse en marcha para mejorar la educación española?
– La clave es el profesorado, todo lo demás afecta pero es secundario. Si no concebimos la profesión del docente como una de las más importantes para el futuro de una sociedad y se valora como tal, seguiremos así independientemente de las leyes educativas que haya, de la titularidad de los centros, de los deberes o de cualquier otro tema que queramos utilizar para generar polémica. Por otro lado, la solución no es únicamente un tema salarial, que también, pero hay que dar más y mejor formación tanto inicial como continua, y que esta sea eficaz. También sería conveniente trabajar para que las personas que ejercen la profesión tengan la motivación para hacer su trabajo de la mejor forma posible, ya que tenemos que dedicar más horas a burocracia que a mejorar nuestras clases y al final repercute en una menor calidad de la docencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.