Pano necesita agua

0
812

Los residentes en el núcleo grausino de Pano han mostrado su malestar con la solución propuesta por Aquara, empresa encargada del suministro de agua del municipio de Graus, para la traída de este servicio a la localidad.
Simon Fridez, secretario de la Fundación Pano y habitante del pueblo, presentaba el pasado verano una solicitud de acceso al servicio de suministro que, tras varias gestiones, fue respondida por la concesionaria con un presupuesto pre-instalación de la colocación del contador. Una propuesta que los residentes en Pano consideran «aceptable» siempre y cuando el punto de colocación del contador fuera la arqueta existente a la entrada del núcleo, que se instaló en 2003 según un proyecto financiado por la Unión Europea, que tiene ya instalada la llave de paso y sitio suficiente para montar el contador y que se encuentra un metro después de la boca de incendios.
Pero Aquara propone instalar el contador en una arqueta adyacente al depósito de La Collada en un paraje situado a más de un kilómetro del pueblo lo que haría que, por ejemplo, el gasto de agua utilizada en caso de incendio corriese a cargo de los vecinos. Es lo que sostiene Kurt Fridez, presidente de la Fundación y promotor desde hace más de veinticinco años de la restauración de este núcleo que encontró deshabitado y que está levantado de la ruina con su esfuerzo personal. «El agua para apagar incendios es siempre un gasto público y no privado como se nos quiere proponer», explica señalando que, además, el contador se estropearía «al momento» si pasase por él el agua de la boca de incendios dada su presión.
La familia Fridez señala otras razones para defender la necesidad de instalar la arqueta junto al pueblo. Una de ellas es su compromiso con el consumo sostenible para lo que necesitan controlar el caudal en el pueblo y no a más de un kilómetro y, de paso, garantizarse no sufrir pérdidas de agua desde la red. Hasta ahora, los residentes y sus visitantes han funcionado con el autoabastecimiento desde los manantiales próximos y el almacenamiento de las aguas en varios depósitos y balsas, pero la sequía de los últimos meses ha dejado muy tocados los acuíferos.
«Por otra parte, tenemos interés en que se desarrolle el núcleo con varios proyectos empresariales y para ello necesitamos un suministro mínimo pero estable de agua», comenta Kurt Fridez quien recuerda que otra de las deficiencias del servicio es que desde 2011 la boca de incendios carece de suministro de agua lo que, subraya, «es un hecho muy grave dado que en una emergencia estaríamos totalmente desprotegidos hasta que llegase el camión de los bomberos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.