SABIÑÁNIGO: exposición itinerante Álvaro Calvo

1
395

La Beca Antonio Saura, concedida en septiembre de 2014 y destinada a la formación, ha permitido a Álvaro Calvo cursar el Máster en Fotografía: teorías y proyectos artísticos, en la reconocida Escuela Internacional PhotoEspaña, asociada al Festival de Fotografía del mismo nombre.

Su principal motivación a la hora de solicitar esta beca fue ampliar los conocimientos teóricos y artísticos sobre fotografía de autor. Se presenta en esta muestra el proyecto artístico Unanswered, fraguado con el apoyo de la beca en el último año.

Unanswered, término que viene a significar sin respuesta, es un proyecto autobiográfico a través del cual Álvaro Calvo establece relaciones entre las imágenes y ciertas preguntas sin respuesta. Preguntas y dudas existenciales que siempre han anidado en la exis- tencia humana. Como el propio artista afirma, “la espiritualidad ha formado parte de mí desde mis primeros años, pues provengo de una familia con fuertes convicciones católicas, hecho que ha influido en mi vida de manera determinante. No obstante, conforme mi mente iba adquiriendo autonomía, también iba pertrechándose de infinitas cuestiones que acabaron llevándome a nadar en un mar de dudas. En definitiva, con este proyecto persigo explicarme a mí mismo, y a ese niño que un día empezó a dudar dentro de mí, el mundo en el que vivo. Y esta explicación viene necesariamente de mano de la fotografía, de la belleza.”

Una imagen de pequeño formato nos recibe al comienzo de la exposición, presenta un telón rojo teatral y unas escaleras que unen el escenario con el patio de butacas. El artista se detiene en lo que nadie mira, en lo que no es más que una herramienta para ocultar las bambalinas de un teatro, pero al detener su mirada en esta tela, atrapa nuestro interés e inevitablemente comenzamos a interrogarnos. Es solo una invitación para descubrir el resto de preguntas sin respuesta.

Encontramos en gran formato las tres primeras imágenes, pilares conceptuales del proyecto. La primera de ellas, origen de todo el proyecto, muestra una mujer con las rodillas sangrantes. Como narra Fernando Castro Flórez en el texto incluido en el catá- logo de la muestra, rodillas erosionadas de las que corren hilos de sangre, el testimonio estricto de una penitencia. La capacidad evocadora de las fotografías de Álvaro Calvo consigue que sus imágenes sean algo así como poesías sin respuesta. Consigue

activar la pulsión poética de las imágenes, esto es, abrir una vía inusual de sentido que no se puede concretar en un significado único.

Es por ello que las interpretaciones son especialmente abiertas, y lo que pueden evocar a una persona creyente dichas rodillas, como sería la penitencia religiosa, no es de ningún modo la única interpretación posible. Por dos circunstancias, la primera la naturaleza de la propia imagen y su potente carácter evocador, y la segunda, la cultura y capacidad interpretativa de aquel que la contempla.

Continua Castro Flórez en su texto: Una plaza contemplada desde el cielo. Vemos un pavimento en el que está dibujado un extraordinario mapamundi como centro de una geometría que tiene tanto de orientadora cuanto de fascinantemente ornamental. Los caminantes proyectan sombras alargadas como si estuviera a punto de comenzar la tragedia. Esta imagen, tomada en una conocida plaza de Lisboa, simboliza para el fotógrafo nuestra insignificancia en el universo, las figuras, mínimas vistas desde lo alto se mueven entre continentes acompañados de unas sombras gigantescas.

Ante esta imagen explica Castro Flórez: Contemplamos a un hombre de espaldas, con una gorra sencilla pero rodeado por una atmósfera luminosa enigmática. No sa- bemos si está en una librería o en una biblioteca, acaso en un lugar de culto. Hay algo de epifanía que, cuando la mirada se toma tiempo, permite que descubramos que la imagen superior es una versión de La Santa Cena. La cabeza de ese sujeto se inclina ligeramente como si fuera necesario un gesto devocional y nos invita a meditar en un tiempo en el que lo extraordinario ha quedado reducido a patéticos fetiches.

A continuación una serie de imágenes en pequeño formato continúan planteando interrogantes sin respuesta: unas nubes enormes por encima del bosque, una columna imponente que bloquea la perspectiva de una puerta, una imagen frontal de un robusto mueble de madera con puertas entre abiertas de cuyo interior no vemos apenas nada, una niña agachada debajo de un antiguo mueble, la entrada de un túnel con las marcas de rodadas de automóviles en el suelo nevado, una chica que con el móvil en mano lanza una mirada furtiva desde el asiento de atrás de un coche, una pared de una casa antigua en la que cuelga una auténtica genealogía en forma de fotografías de familia, una mujer muy maquillada que está fumando rodeada de gente…

Continua Castro Flórez: Las preguntas no tienen aquí, afortunadamente, respuesta. De nada nos serviría saber que la reunión es una boda […] tampoco aumentaría la sensación de placer estético al saber qué está buscando esa figura que desaparece. El artista quiere dar un lugar a los fenómenos extraordinarios que están junto a nosotros pero que somos, habitualmente, incapaces de captar.

Más de treinta imágenes tomadas entre Huesca, Madrid, Lisboa y Santa Eulalia la Mayor (Huesca) que son solo una parte de Unanswered, pues, como el propio fotógrafo afirma, se trata de un proyecto inacabado, marcado por la ausencia de fotografías fundamentales que todavía no ha encontrado pero que sigue buscando.

Álvaro Calvo es técnico superior en Fotografía Artística por la Escuela de Arte de Huesca. Fotógrafo colaborador de la agencia Efe y del diario Marca en Huesca, sus fotografías han sido publicadas en medios como El País, El Mundo o La vanguardia. En 2013 y 2015 ha sido finalista de Descubrimientos PHotoEspaña.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.