¡Qué gusto vivir bien!

¡Qué gusto vivir bien!

Por -
0 305

Poder ser capaz de vivir en armonía con uno mismo, con el entorno social y con la naturaleza, es consecuencia de una lenta y costosa evolución personal, pero también es importante tener en cuenta que este proceso puede acelerarse y acrecentarse mediante un firme propósito de cambio y mejora. Se puede orientar la conducta para  vivir mejor, para mejorar la vida, cualquiera que sea la circunstancia personal de cada cual.

Con frecuencia se busca la felicidad fuera de sí. Se ansía conseguir metas y objetivos económicos, sociales o afectivos, pero todo esto, que puede resultar estimulante en algunos momentos de la vida, no son más que circunstancias, pues cuando se consiguen puede comprobarse su carácter provisional y su trascendencia relativa.

Lo que conviene saber es que el bienestar convive con cada persona, se trata de una semilla que tal vez está dormida o aletargada, pero forma parte de la vida de todo ser. La felicidad es un don del ser humano, ya que su consciencia le permite darse cuenta del discurrir de su propia vida y sentirla como gozosa, rutinaria, dolorosa e incluso desgraciada.

Nombre de archivo : DSCN0472.JPG Tamaño de archivo : 406.6 KB (416378 Bytes) Fecha de entrega : 0000/00/00 00:00:00 Tamaño de imagen : 2048 x 1536 píxeles Resolución : 300 x 300 ppp Profundidad del color : 8 bits/canal Atributo Protección : Desactivado Atributo Ocultar : Desactivado ID de la cámara : N/A Cámara : E995 Modo Calidad : BÁSICO Modo Medición : Multipatrón Modo Exposición : Automático Programado Speed Light : No Distancia Focal : 9.1 mm Velocidad del disparador : 1/325.7 segundo Abertura : F6.2 Compensación de exposición : 0 EV Balance del blanco fijo : Preselección Objetivo : Incorporado Modo de sincronización del flash : N/A Diferencia de exposición : N/A Programa Flexible : N/A Sensibilidad : Auto Nitidez : Automático Tipo de imagen : Color Modo de color : N/A Ajuste de tono : N/A Control de saturación : 0 Normal Compensación de tono : Automático Latitud (GPS) : N/A Longitud (GPS) : N/A Altitud (GPS) : N/A

Un modo directo y sencillo de sentir bienestar, es seguir un procedimiento físico, la vía del cuerpo, de tradición milenaria en todas las culturas, pero olvidada en los últimos tiempos.

Es posible aprender a sentirse en plenitud y bienestar, dado que ejercitándose diariamente con atención y disciplina, no tan solo se logra salvaguardar la buena salud, sino que se experimenta el gozo de sentir la propia vida. Se puede conseguir sentir un gran placer al escuchar el propio cuerpo. Un trabajo íntimo y que depende exclusivamente de uno mismo.

Disponer de una cultura física sostenible predispone a las personas a respirar en plenitud y eficacia, a sentir y cuidar de los pies, a gozar con el ajuste de la propia postura, sea bípeda o sentada, a llevar a cabo ejercitaciones físicas sencillas para cuidar la espalda, a utilizar las manos de modo terapéutico, a desanudarse, a estirarse, a explorarse o a restaurarse, entre otras muchas, en suma, a sentir satisfacción con la propia vida.

Por ejemplo, cada día al ponerse de pie la fuerza de la gravedad actúa sobre la verticalidad de la persona y la comprime, es tan imperceptible esta compresión que no se manifiesta hasta después de transcurridos muchos años, cuando las cápsulas articulares y los discos intervertebrales comienzan a quejarse, a provocar dolor. Pero si se observa a los niños y a los animales puede comprobarse que ellos compensan los efectos de la gravedad con continuos estiramientos, en especial, después de unos minutos u horas de permanecer quietos.

Descomprimir las articulaciones y estirarse es uno de los grandes placeres de la vida muy poco utilizado, pero es que además al desanudarse, estirarse y liberar las articulaciones diariamente, se experimentan momentos de intenso placer compensando a su vez los efectos de la gravedad, es decir, se crece, evitando así las malformaciones y trastornos articulares tan dolorosos.

vivir-bien-no-28c-ajuste-postura-sentada

Algo tan elemental y sencillo como sentir la propia verticalidad es otro auténtico festín, un banquete sensitivo que proporciona un excelente bienestar. Estar de pie es un continuo equilibrio de fuerzas, puesto que el desequilibrio se produce ante la más mínima alteración emocional, muscular o nerviosa.

Muchas personas padecen dolores musculares y articulares en la espalda, ya que mantener el equilibrio entre las dos cadenas musculares que la recorren paralelamente requiere de una constante atención, pero cuando se le presta las sensaciones son plenamente gozosas, de modo que mantenerse de pie se transforma en un gran placer.

Se podría seguir con más ejemplos y aplicaciones concretas, pero la ejercitación física sostenible requiere de la práctica consciente y diaria, de la implicación personal para que se produzcan efectos benefactores y las personas sientan en su propia piel el placer de sentirse vivos.

Se requiere constancia, consciencia y responsabilidad para deleitarse con la propia vida. ¡Resulta tan agradable sentirse bien y gozar con cada momento de la vida!

www.ejercicioybienestar.org

Artículos similares

0 546

0 870

No hay comentarios

Deja una respuesta