Por José Antonio Almunia.
Luis Granell Pérez es geógrafo y periodista de formación (Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza y Ciencias de la Información en la Complutense de Madrid). Ha sido director de publicaciones de las Cortes de Aragón. Pero, además y ante todo, Granell es un interesado por los temas de transporte y medio ambiente. Miembro del Consejo de la Fundación Ecología y Desarrollo (FED) y de la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías (AZAFT). De 1991 a 2005 fue portavoz de la Coordinadora para la reapertura del Ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco).

-Luis Granell, ¿no somos unos románticos con esto de la reapertura del Canfranc?
-Para nada, es lo más sensato que podemos hacer en Aragón. Por un lado, solucionaría muchos de los escollos a los que se enfrentan nuestras principales empresas a la hora de exportar y que están penalizadas por tener que realizar muchos kilómetros y, por otro lado, descongestionaríamos el tráfico rodado. Y esto enlaza con otro problema gravísimo que tenemos en los Pirineos, y es que más del 90 % de las  mercancías que circulan por tierra lo hacen por camión creando así un grave problema ambiental y además, en un espacio más frágil como es la montaña, más vulnerable que la meseta o el valle del Ebro.

-¿Se ve más cerca que el Canfranc sea un hecho?
-En el acto que hace unos días se celebró en el Ayuntamiento de Zaragoza en apoyo del Canfranc y al cual asistieron ciudades de todo el eje, desde Valencia y hasta Pau, el consejero de Vertebración del Territorio y Movilidad aragonés, Joaquín Soro, declaró: “somos la generación que reabrirá el Canfranc” y yo estoy de acuerdo.  Esto ahora es así porque hasta hace unos años cuando ibas al Ministerio en Madrid siempre aparecía el gran obstáculo y te decían: “¡Pero si Francia tiene la línea cerrada qué vamos hacer…!” Pues bien, mientras España no ha hecho nada y ha dejado que la línea se haya ido degradando; en Francia acaban de reabrir un tramo de 25 kilómetros, invirtiendo en ello la región de Aquitania 102 millones de euros y ya sólo queda un tramos de 33 kilómetros hasta Canfranc. En este momento resultará más fácil mover al gobierno central francés, siempre que España también se mueva. En este sentido, el Canfranc depende no sólo de los gobiernos centrales (aunque sí fundamentalmente) sino de un grupo de trabajo cuatripartido en el que se incluyen las regiones de Aragón y Aquitania (ahora con la reforma de la administración del país vecino se denomina Nueva Aquitania). Y ambas acaban de pedir a sus respectivos gobiernos que se convoque este grupo de trabajo para ir a Bruselas a pedir dinero ya que se trata de un proyecto transfronterizo.

-¿Cómo resume este empeño de la reapertura?
-El Canfranc hace falta, es posible y es barato. Hay que ir a por ello.Yo creo además que hay que hablar de transporte por tren y sostenibilidad. Lo que no puede ser es que según un estudio del Ministerio de Fomento cada día atraviesan la frontera del Pirineo 22.000 camiones de media sumando ambos sentidos. En días puntuales muchos más ya que en sábado y domingo el tráfico desciende.  Una locura desde un punto de vista medioambiental ¡toneladas de anhídrido carbónico a la atmósfera! Y no solo eso, accidentes, degradación de infraestructuras, partículas cancerígenas en el aire. La Unión Europea está pidiendo a los estados miembros que traspasen urgentemente mercancías de la carretera al tren y, en eso, España tiene una ingente labor por delante.

-Hace unos días en Binéfar se organizó una Semana de la Sostenibilidad con ponentes de primer orden, usted también estuvo invitado. ¿Le sorprende ese programa en una localidad de ese tamaño?
-No. Binéfar ya protagonizó unas intensas movilizaciones a favor del ferrocarril hace unos años y, en parte también, gracias a ellas se consiguió que el transporte por tren no desapareciera de la zona oriental de la provincia de Huesca.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.