Coplas y torta para celebrar santa Águeda en Pomar de Cinca

Coplas y torta para celebrar santa Águeda en Pomar de Cinca

Con mucha devoción y a la vez diversión han celebrado las mujeres de Pomar de Cinca santa Águeda este fin de semana  4 y 5 de febrero. En la localidad ribereña, el peso de la tradición convive perfectamente con los aspectos más lúdicos de esta fiesta como lo fue la cena con un espectáculo a cargo de una go go que animó la velada en la noche del sábado en el restaurante La Dehesa del Buey y que reunió a medio centenar de vecinas de diversas edades.

Pero antes tuvieron lugar los actos de religiosidad popular como la tradición de “tener a la santa” en la iglesia parroquial. Se trata de una costumbre muy arraigada y que consiste en mantener en brazos a la talla de santa Águeda, mientras que la palma que porta la virgen en su mano se introducen dentro de ropa, a la altura del pecho, y se sostiene con una mano otro atributo de la talla, el plato con sus pechos cortados. Las vecinas se van turnando para “tener a la santa” ya que según la creencia con este ritual las mujeres quedan protegidas del  “mal de pecho”, como explican desde el colectivo de amas de casa La Pomareda, que se encarga de organizar las fiestas de santa Águeda. Al terminar de “tener a la virgen”, las mujeres se concentraron a las puertas de la iglesia para rezar el rosario y entonar las coplillas bajo la lluvia.

Talleres Murillo
DPH Teleformaciones

Acto seguido, la comitiva se trasladó a la casa de la última mujer casada, Ana Alvira, donde según la costumbre se elabora una torta que este domingo, día de santa Águeda, se ha bendecido en misa y se ha repartido entre las casas con ancianos y enfermos, así como entre todos los asistentes. La torta sobrante se ha degustado esta tarde en una chocolatada en la Casa de la Cultura, al precio de 5 euros para recaudar fondos con los que pagar todos los actos, y que ha puesto el broche a la celebración de la santa de las mujeres. Pero antes ha tenido lugar una nueva comida que ha reunido a más de sesenta vecinas.

No hay comentarios

Deja una respuesta