Bruno nació en el Hospital de Barbastro el 25 de mayo de 2016 a las 35 semanas de gestación. Un bebé rollizo y sano. Seis días antes sus padres Beatriz Lacambra y Daniel Orús escuchaban de boca de los médicos que su mamá tenía cáncer de mama. Tras el parto, un mes de normalidad en la familia junto a su hijo mayor de tres años. Una tregua antes de operar y de comenzar con los ciclos de quimioterapia que acabaron en octubre.

Bea y su marido relatan estos meses con serenidad y esperanza. “Cuando oyes la palabra cáncer piensas en la muerte, pero no tiene porqué ser así. Esto es lo que hay y lo único que cabe es tirar para adelante”, aseguran. La sospecha del cáncer sobrevoló durante todo el embarazo, pero cuando llegó el diagnóstico “era el momento adecuado” afirma Bea sin rencor. “El bebé ya era grandecito para nacer y junto al cáncer los médicos ya nos informaron del plan. Como enferma necesitaba un plan y la Unidad de Mama del Hospital de Barbastro lo tenía”.

Ellos han contado en todo momento con la ayuda de su familia y de sus amigos “que han creado un círculo de nubes”. Bea se deshace en agradecimiento hacia ellos. Y afirma. “Yo no soy fuerte, ni valiente; ellos, sí”. Tras la intervención quirúrgica se trasladaron a la casa de los abuelos paternos en Azara. Eran los meses de verano y los niños pudieron disfrutar en un entorno seguro y feliz y Bea ocuparse `de ella´.

Durante este tiempo de compaginar una recién estrenada paternidad y el cáncer de su mujer, Daniel ha llegado a todo “es que ni te lo planteas, hay que hacerlo”. Bea explica que han conseguido ir paso a paso, sin dejarse vencer por el derrotismo y el miedo al futuro. A pesar de que en los días malos, la impotencia de no poder atender a sus hijos “te duele sin medida y eso te hunde. Al mayor le di el pecho 27 meses y al pequeño… nada”. Sin embargo, a pesar de lo que se puede pensar “todo ha sido fácil. Hay que aceptar la realidad y seguir. No perder el tiempo, ni dudar de los médicos, ni hacer tuyo lo que a otros enfermos les haya pasado”. Ahora, el anhelo de esta mujer es disfrutar de los suyos y ayudar a otros enfermos de cáncer.

No hay comentarios

Deja una respuesta