Santiago Evrad representa a Cristo en la Enclavación de Ayerbe, el momento cumbre de la Semana Santa en esta localidad de la Hoya de Huesca. El acto representa los últimos momentos de la vida de Cristo, con varias escenas en la noche de Jueves Santo.

  • Cómo llegaste a representar a Jesús en la Enclavación de Ayerbe
    – Primero lo hacía mi padrino de confirmación y me propuso sustituirle. Me parece importante que los jóvenes nos impliquemos.
  • ¿Qué siente durante la representación?
    – Es difícil de explicar. Es una emoción inspiratoria; siento que redimo los pecados y es muy reconfortante. Se vive muy intensamente y me gusta poder transmitir esa intensidad, hasta el punto de que hay mucha gente que llora.
  • ¿Qué es lo más satisfactorio? ¿Y el momento más especial?
    – Ver que se transmite esa emoción y que llegas a la gente. Es importante tener claros los pasos y representarlos con la mayor simbología posible, transmitiendo el sufrimiento. Y lo más especial es el momento de representar a Jesús en la cruz, con sus últimas palabras y sus últimos suspiros.
  • ¿Cómo prepara ese momento, en la noche del Jueves Santo?
    -Desde enero, dejándome la barba. Y con cinco o seis ensayos, sobre todo para la gente que se incorpora nueva. El mismo día hay que mentalizarse.
  • ¿Qué comentarios recibe al terminar?
    – Suele gustar mucho. Me motivan los comentarios de agradecimiento, incluso de la gente que no tiene fe; es muy gratificante.
  • ¿Le gustaría seguir o dar el relevo?
    – Estoy muy a gusto. Además, es difícil prepararse para la primera vez, porque hay momentos muy duros, con frío y, por ejemplo en la cruz, se necesita preparación física.

No hay comentarios

Deja una respuesta