Por Ana Pascual
Mauricio Robledo se ha convertido en el habitante numero mil de Boltaña, una cifra que da muchas más posibilidades a la mejoras de este municipio de la comarca del Sobrarbe. La campaña creada por el ayuntamiento ha hecho que este joven colombiano se decidiera empadronar en un lugar “en el que tuve una gran acogida y en el que me han hecho sentirme como uno más”. Esperemos que otros vecinos se animen a seguir su ejemplo y a poner su granito de arena para que Boltaña nunca deje de crecer y acoger.

¿Qué se siente al ser el habitante número 1.000 de Boltaña?

Viendo lo que significa económicamente, me siento muy contento por haber aportado mi granito de arena para mejorar en el pueblo. No me esperaba que tuviese tanta repercusión.

¿De dónde eres y por que has decidido empadronarte aquí y no en otro como por ejemplo Aínsa?

Soy de Colombia, pero llevo bastantes años en España y, concretamente, en Boltaña otros tres años. Vine a Boltaña por motivos laborales pero decidí quedarme aquí por la gran acogida que me dio su gente, al poco tiempo de llegar me hicieron sentir como uno más.

¿Fue a raíz de la campaña creada en las redes sociales por el ayuntamiento o ya lo tenia pensado?

Lo tenía pensado hace tiempo, de hecho cada vez que me veía el alcalde (José María Giménez) me lo recordaba con humor y, a raíz de la campaña, tome la decisión.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de Boltaña?

Podría hacer una lista interminable de las cosas que me gustan pero voy a recalcar algunas: mi peña de amigos, mi pareja, las fiestas de la convivencia, el Palotiau del que formo parte, sus infraestructuras, su rio, sus montañas, sus pequeños rincones, su encantador casco antiguo y la tranquilidad porque, a pesar de ser un destino turístico, sigue conservando la calidad de vida tradicional del Pirineo. De momento no hay nada que no me guste.

¿Qué crees que haría falta?

Una zona de ocio nocturna.

¿Cómo podría aumentar su población?

El alcalde está trabajando en ello y de hecho va teniendo resultados positivos.

¿Qué le dirías a alguien para que se viniera a vivir a este municipio del Sobrarbe?

Que venga, que se integre, que viva de cerca sus tradiciones, que se bañe en la gorga, que recorra sus calles, sus caminos, que suba al castillo y que se deje llevar.

No hay comentarios

Deja una respuesta