TORRELABAD CELEBRA LA “REDOLADA 2017”

TORRELABAD CELEBRA LA “REDOLADA 2017”

 

 

Los vecinos del núcleo grausino de Torrelabad fueron ayer unos perfectos anfitriones de la decimotercera edición de la Jornada de Convivencia del municipio de Graus “Redolada”. Un encuentro que se convoca desde comienzos de siglo para fomentar los lazos de unión entre las gentes que residen en este extenso término municipal que cuenta con quince núcleos habitados y que ayer se saldó con un rotundo éxito de participación ya que más de medio millar de personas disfrutaron de los diferentes actos programados durante toda la jornada y unos 450 comensales se dieron cita en la multitudinaria comida de hermandad que supone siempre el momento más concurrido de esta festividad.

Tampoco le fue a la zaga la ceremonia religiosa previa celebrada al aire libre ya que la coqueta iglesia local no pudo acoger a los numerosos fieles presentes.

La jornada había comenzado mucho antes ya que minutos después de las ocho de la mañana un grupo de unos ochenta senderistas  partieron desde Graus para realizar una excursión diseñada por el Centro Excursionista de la Ribagorza para acercarse andando hasta el núcleo anfitrión del encuentro después de un recorrido que les llevó a visitar el núcleo de Portaespana o la localidad de Capella. El número de marchistas se fue ampliando durante el recorrido hasta sumar más de ciento diez excursionistas que fueron recibidos tres horas y media después del inicio de la excursión por los habitantes de Torrelabad que les ofrecieron un reparador almuerzo a base de longaniza y huevos fritos.

Los excursionistas abrieron un programa de actividades que contemplaba propuestas como la realización de un grafitti conmemorativo, una propuesta de entretenimiento familiar con juegos de madera tradicionales gigantes, la inauguración de una exposición fotográfica sobre el núcleo y sus gentes o la de una muestra sobre apicultura y truficultura, preparadas para la ocasión por dos vecinos de la localidad, José Antonio Solano y Francisco Mateo.

Se celebró luego una misa baturra previa al acto central de la jornada que fue la multitudinaria comida de convivencia. Ya por la tarde, se desarrollaron diversas actividades para niños, jóvenes y adultos que tuvieron como colofón una animada verbena.

“Redolada” es una convocatoria concebida como una tarjeta de presentación de los distintos núcleos que conforman el término municipal grausino al resto de sus convecinos. Una idea que ha sido muy bien aceptada por los residentes en el municipio y que ha supuesto para muchos de ellos el descubrimiento físico de unos lugares que pese a su cercanía –o quizás precisamente por ello- desconocían, fomentando así el interés sobre el desarrollo común del municipio.

Desde la puesta en marcha de la fiesta, los distintos núcleos van turnándose, por orden alfabético, como sede del encuentro convirtiéndose de esta forma sus residentes en auténticos protagonistas de una jornada siempre muy animada y con un enorme poder de convocatoria. La festividad tuvo en sus primeras ediciones un carácter anual pero desde hace seis años, y por motivos presupuestarios, tiene periodicidad bienal. Algo que, como quedó de nuevo patente ayer, no resta brillantez a esta conmemoración de la convivencia.

No hay comentarios

Deja una respuesta