Por Alfonso Sanz

Inés Dewulf es la presidenta de la Asociación de Turismo Deportivo de Aragón. Tiene una empresa, URPirineos, en Murillo de Gállego. Con ella hablamos de una actividad como es el turismo de aventura que está en auge. Conocemos que se ofrece en cada zona de la provincia, y las amenazas y problemas a los que se enfrentan. En su página www.tdaragón.com se pueden ver todas las actividades de los asociados.

¿Cómo ha arrancado la temporada del turismo deportivo de aventura en la provincia de Huesca y qué expectativas tienen para los próximos meses?

Ha empezado bien, el año pasado ya se recuperaron niveles de antes de la crisis. Dependemos de la meteorología. Por un lado con las reservas hídricas, para que los ríos y barrancos estén en condiciones, y por otro con el tiempo atmosférico, ya que cuando viene malo hay menos reservas y cancelaciones, así que esperamos que el verano vaya muy bien

¿Qué tienen este tipo de actividades, rafting, barranquismo, kayak, puenting, etc, que cada vez atraen a más tipos de personas, parejas, empresas, despedidas de soltero, grupos de amigos…?

El turista busca algo más, y en las actividades de aventura encuentra una experiencia nueva. Es un producto estrella ahora mismo. Además es muy variado, por lo que se adapta el nivel a cualquier persona que quiera hacerlo.

¿La seguridad y el respeto al medio ambiente son los dos pilares principales sobre los que trabajan? 

El monitor cualificado que realiza una actividad siempre comenta a los participantes todo lo relativo a la seguridad, para que no haya ningún problema, y si surge alguna incidencia saber reaccionar. Por otro lado tenemos una gran sensibilidad medioambiental, respetamos nosotros el entorno y enseñamos a los demás a hacerlo.

¿La provincia es un lugar privilegiado para hacer este tipo de actividades?

Tenemos barrancos, ríos, montaña, desierto…todas las zonas tienen posibilidades. Siempre pueden surgir ideas, si tienes un terreno puedes crear por ejemplo un servicio de paintball. La provincia ofrece muchas posibilidades. Tenemos cuatro río navegables, Ara, Gállego, Cinca y Ésera, y cada uno con sus variedades tienen muchas posibilidades.

En los últimos años los negocios relacionados con este sector han crecido, esto crea una sinergia positiva con otros de la zona (restaurantes, hoteles), ¿pero creen que puede llegar un momento en el que se sature el mercado con más oferta que demanda? ¿Se puede controlar de alguna manera?

Hay un control y una regulación a la hora de montar negocios relacionados con el turismo de aventura. No puede abrirlo cualquiera, hacen falta unos seguros y una formación, no se abren a lo loco.

¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan?

Precisamente uno es el intrusismo, los que no cumplen las leyes, o no tienen la cualificación para hacerlo, y abren negocios en este sector. A veces también nos encontramos con problemas medioambientales, como la protección de la rana pirenaica, que afectaba en algunas zonas. También la construcción de pantanos, como el de Biscarrués si se acaba haciendo, dañaría mucho al sector. El lindano y la contaminación del agua es otro punto en contra.

¿Hacia dónde tiene que ir el turismo deportivo de aventura en la provincia en el futuro para seguir con buena salud?

Siempre tenemos que reinventarnos y ofrecer cosas nuevas, para atraer a clientes. Ofrecemos una opción de turismo divertida, y con muchas opciones.

No hay comentarios

Deja una respuesta