Ternura para vivir mejor

Ternura para vivir mejor

La inmensa mayoría de españoles adultos varones con una edad superior a los cincuenta años han sido formados como personas fuertes y seguras, como soldados aguerridos y competidores belicosos. Los preparaban para asumir la responsabilidad de ser el cabeza de familia, el líder y defensor del clan.

Todos los españoles que nacieron y crecieron durante el franquismo tenían que convertirse en hombres hechos y derechos. No se podía llorar, eso lo hacían las niñas, ni tampoco mostrar excesivo cariño por los demás, fueran estos familiares o amigos. Había que guardar una cierta distancia emocional y afectiva en las relaciones sociales.

Las expresiones más genuinas de la ternura se reservaba a las mujeres, aunque siempre estrictamente limitadas a la intimidad familiar. Sin embargo, la ciencia ha mostrado de manera contundente que la afectividad y sus expresiones más comunes (besos, abrazos, caricias…), forman parte del rasgo más sólido de la condición humana, constituyendo la materia prima básica para desarrollar una personalidad armónica, equilibrada y feliz.

 

 

Sentir amor supone una realidad cotidiana necesaria para sobrevivir desde el nacimiento, cuando la delicada ternura de la madre protege al recién nacido del choque tan brutal que supone el acceso a un mundo en el que el nuevo ser tiene que aprender a vivir de manera autónoma.

Nacer a la vida representa un brusco cambio ambiental, que algunos autores han denominado como el trauma del nacimiento. Pero con la protección de los brazos maternos, el toque delicado de sus dedos, el dulce arrullo de su voz o la serena contemplación de su mirada el recién nacido, gracias a la protección de la ternura materna, va adaptándose a la vida extrauterina.

De este modo, la ternura se presenta en la vida como la expresión más serena, bella y firme del amor, mostrándose como la protección incondicional por excelencia, puesto que es a través del cuidado y el afecto que se hace presente para comunicar al otro su confianza plena.

La ternura brilla con luz propia pues sus destellos muestran lo mejor del ser humano, sea la fuerza incondicional del amor, la generosidad como bien supremo o la dicha de compartir la vida con otros seres.

La calidad de una relación afectiva se expresa del modo más claro y contundente a través de la ternura, que requiere una buena autoestima y confianza en la vida para poderse expresar con libertad. Lejos de suponer un signo de debilidad, la ternura es indicador de la fortaleza interior y el coraje vital necesarios para lograr la dicha plena.

Cuando las personas se convierten en autónomas es el momento de consolidar el cuidado personal, pero para que fructifique y se haga fuerte requiere mucha ternura.

Dirigida hacía la misma persona que la genera, supone un excelente entrenamiento para reforzar la confianza personal, para que fluya con facilidad hacia otras personas y hacia toda la comunidad de la vida, naturaleza incluida.

Practicarla diariamente facilita alcanzar una vida plena de dicha y satisfacción, tan necesarios en estos momentos de encrucijada de la civilización humana que se encuentra sometida a múltiples cambios y tensiones, lo que requiere como nunca antes en la historia que se ejercite la ternura para cuidar de sí, de las otras personas y del planeta.

www.ejercicioybienestar.org

Artículos similares

0 515

No hay comentarios

Deja una respuesta