Sentir el aceite en el torno de Buera

Sentir el aceite en el torno de Buera

Hace unos días se llevó a cabo una experiencia pionera en el Torno de Buera. Este lugar acogió una cita sensorial entorno al aceite. Más allá de sus usos culinarios, el aceite llenó el recinto de la magia de la palabra y de la música. Una velada, una cata inolvidable, con gusto y ambiente distendido y armonioso y una parte reivindicativa y educacional.

Acudieron representantes de almazaras, cocineros, de la Academia Gastronómica Aragonesa, directores de hotel y personas diversas con inquietudes  y sensibilidad por el tema del aceite.

La parte lúdica  corrió a cargo de Ana Pallaruelo acompañado de Cristóbal Codes  recitando poesías sobre el olivar, los olivos y el sentimiento que emanan. Intervino también Ana María Romero Valle como solista con canciones  acordes a la temática anterior

En cuanto a la parte reivindicativa, se proyectaron imágenes de olivos centenarios, antiguas almazaras y los trabajos del olivar, exponiendo el trabajo realizado hasta la fecha en lo relativo a la conservación y puesta en valor del patrimonio olivarero.  Haciendo un llamamiento a la reflexión, de tal modo que surja la necesidad de proteger un legado tan valioso, como el que disponemos en nuestras tierras. El que ha permitido conservar dieciocho variedades de olivo distintas, que deberían ser la piedra angular para el desarrollo del aceite en nuestra comarca.

En lo relativo a la cata para los sentidos, se probaron tres aceites de la comarca: alquezerana,  verdeña y el injerto. Ubicados en tres zonas diferentes en el valle del Vero, a los pies de las sierras de Guara, Salinas y Estadilla, y en la zona sur del Somontano. Paisaje diferente, historia con algunas diferencias, el árbol diferente, el fruto diferente.,.

Se hizo una descripción de cada variedad, y se buscaron sonidos que recordaban y reforzaban los datos aportados anteriormente.

Carlos Domínguez, miembro del panel de cata del Bajo Aragón, comentó cómo se desarrollaba una cata tradicional para explicar después, cómo iba a ser este nuevo sistema. En ella, la cata llegaba tras el visionado de imágenes, y describir cada territorio, y escuchando sonidos que recordaban a cada territorio.

Todo esto en un espacio reducido pero con historia y con recuerdos para muchos, como es una almazara del siglo XVIII como es el Torno de Buera.

La cata fue dirigida por Carlos Domínguez de aceites Ecostean,

Aquí os dejamos unas imágenes del evento.

No hay comentarios

Deja una respuesta