Por Ana Pascual
Actualmente la mayoría de las mallatas existentes están caídas o están a punto de hacerlo, pues ya nadie repara sus muros.Las mallatas son una parte importante de nuestro patrimonio cultural que está en riesgo. El Geoparque de Sobrarbe-Pirineos ha puesto en marcha el “Proyecto Mallata” que consiste en la rehabilitación y recuperación de una mallata en cada uno de los cuatro sectores del PNOyMP mediante la colaboración del trabajo voluntario de Amigos del Geoparque que quieran y puedan participar en esta labor

¿Qué es una mallata? 

La palabara mallata se utiliza generalmente en toda la comarca del Sobrarbe y se le denomina así a las construcciones que se encuentran en las zonas de puertos de montaña donde se refugiaban los pastores. También se le puede llamar así, o majada, al entorno de estas construcciones donde, por ejemplo, el ganado dormía o a la zona de abevadero.

¿De qué están construidas? 

Son básicas y sencillas, la gran particularidad de estas construcciones son los muros que están hechos con materiales de la zona. Los muros son de piedra seca y no se utiliza argamasa, el tejado tiene una doble vertiente con un entramado de madera muy resistente. La zona del tejado se cubría con ramas de boj, encima se ponía una capa de barro y sobre ella se asentaban las losas de una piedra caliza de arenisca.

¿Cómo son?

La mallata que hemos rehabilitado tiene una planta rectangular y sueñen ser bajitas (no cabes de pie). Se aprovecha al máximo el espacio y tampoco cuenta conchimenea ya que el humo del fuego que se hacia dentro para comer se escapaba entre los muros. Tampoco tiene ni ventanas ni puertas para evitar que un animal se pudiera quedar encerrado dentro. Hay otro tipo de mallatas, más accesibles, que fueron construidas aprovechando las cuevas.

¿Para qué se utilizan? 

Actualmente no tienen un uso concreto sino que se han convertido en un tema simbólico; hoy en día los pastores ya no utilizan las mallatas tradicionales de los puertos. De hecho, los pastores casi nunca pernoctan en los puertos, ya que suelen regresar cada día a sus casas o bien acuden una vez por semana con el fin de vigilar los rebaños. El objetivo es que los turistas conozcan cómo eran, que las utilicen como refugio y que, desde allí, puedan admirar las increibles vistas de, por ejemplo, el cañón del Añisclo.

¿Cuánto tardásteis en rehabilitarla?

Fue el trabajo de siete personas que durante una semana rehabilitaron esta mallata “a la antigua usanza”: se aprovechó la piedra de los muros y se tuvo que demoler y volver a construir las zonas debilitadas a causa del roce de las vacas al rascarse contra estas construcciones. También se reforzó con algo de cemento para darle más solidez aunque no es visible exteriormente, se utilizó madera muy resistente para sustituir los maderos del tejado que estaban muy deteriorados y se colocaron losas nuevas pero del mismo tipo.

¿Cuál es el objetivo del proyecto?

Gracias al eprograma europeo Interreg V- A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020), del cual son socios la Comarca de Sobrarbe y el PNOyMP, queremos recuperar al menos una mallata en cada uno de los sectores del PNOyMP, que corren el riesgo de perderse. Los objetivos son poner en valor el patrimonio pastoril y del modo de vida de la trashumancia, conocer y recuperar la técnica de la construcción de la piedra seca, conservar, proteger y restaurar un patrimonio ligado a las actividades tradicionales del Geoparque de Sobrarbe-Pirineos, como es la ganadería trashumante y promocionar el patrimonio natural y cultural del Geoparque.

¿Cómo se puede llegar hasta allí?

El acceso a la mallata de Carduso de Sesa se realiza desde una pista ubicada entre Puértolas y Bestué. Se puede acceder con vehículos o bicicletas hasta la barrera (unos siete kilómetros) por una pista pero, una vez allí, hay que dejarlos y andar, alrededor de un kilómetro y medio, hasta llegar a la mallata donde disfrutaremos de unas vistas maravillosas.

No hay comentarios

Deja una respuesta