Gran primer fin de semana en Pirineos Sur

Gran primer fin de semana en Pirineos Sur

Actuación de Diego "El Cigala" (Foto: Javier Blasco)

Espectacular primer fin de semana en Pirineos Sur. Gran calidad en las actuaciones de “El Cigala” o Franco Battiato, con muy buena afluencia de público. Además también se realizaron el resto de actividades programadas en Sallent y Lanuza. El espectáculo continúa durante toda la semana.

La primera noche de la edición XXVI de Pirineos Sur en Lanuza, organizada por la Diputación Provincial de Huesca, estuvo consagrada al flamenco y a su valor cultural universal; una música que no entiende de fronteras ni de tiempo. Así  se demostró en la actuación de un pletórico Diego “El Cigala” y en un delicado y cuidado homenaje a Leonard Cohen. Y de esta manera lo entendieron las más de casi 3.000 personas que engalonaron el arranque del festival en su escenario tradicional, que no tuvieron problemas para luchar contra el viento y la lígera bajada de temperaturas.

El escenario flotante de Lanuza albergó tres horas de música en las que se demostró que el flamenco posee un lenguaje propio, pero que, con las manos adecuadas, tiene la versatilidad y el atrevimiento de adaptarse a la poética manera de escribir de Cohen o también a arrimarse a sonidos a priori muy alejados, como la salsa o el jazz.

El sábado más de 4.000 personas rendidas a sus pies, con la sensación de haber vivido uno de los conciertos más bellos, en el sentido más clásico de la palabra, y perfectos que se han celebrado en Pirineos Sur en los últimos años. Así finalizó la actuación de Franco Battiato, que ejercía como uno de los nombres más importantes del festival y cumplió de manera sobresaliente.

También brilló Vozo Brêco, que se enfrentó y triunfó al desafío de mantener el nivel de la noche y satisfacer a un todavía multitudinario público. La noche la abrió Juri Camisasca, amigo y colaborador de Battiato, que resultó perfecto para calentar al público.

El domingo Mateo Kingman ha logrado un casi lleno en el escenario Mercados del Mundo con una actuación potente e impecable que ha servido como un perfecto espejo de las nuevas inquietudes de los músicos latinos.

El ciclo Amanecer Latino tuvo una gran continuación, con un Kingman buen conocedor de la música tradicional de su tierra, pero que no tiene miedo en reconvertirla en una bomba rítmica. Apostando todo a la sección rítmica (batería, bajo y caja de ritmos) y sin dar tregua arrancó con fuerza con “Agua Santa”, “Se va” y “Fuerza de pantera”, con las que ya atrapó sin remedio a los asistentes.

No hay comentarios

Deja una respuesta