Queja vecinal por el polvo de las deshidratadoras en Sariñena

Queja vecinal por el polvo de las deshidratadoras en Sariñena

Por -
0 1005

Desde el año 2000 la población de Sariñena se queja de las partículas verdes que cubren sus terrazas, sus coches y sus vías respiratorias. En 2007 hubo un informe de la dirección general de Calidad Ambiental de la DGA que  detectaba niveles de contaminación atmosférica superando los límites permitidos y que, presuntamente, estaban relacionados con el polvo emitido por las dos deshidratadoras, Cooperativa Los Monegros y Bescós y Avellanas (Alfalfa Monegros en la actualidad). A partir de entonces, hubo nuevas mediciones y en su mayoría, rondaron el límite establecido, generando constantes críticas vecinales.

En la actualidad, un grupo de más de 50 vecinos han presentado en el ayuntamiento una serie de denuncias particulares y como agrupación, “una concentración de 5 chimeneas y 11 focos de emisión, en dos parcelas colindantes, están situadas a 750 metros, la más alejada del casco urbano, lo que es único en toda España, además de estar pegado a la Red Natura 2000 y a la balsa de agua de boca, problemática en su potabilización por la inmisión continua de partículas de alfalfa, que perjudican seriamente la calidad del agua”, explican estos vecinos que respiran continuamente partículas de todos los tamaños, “incluidos PM10 Y PM2,5,  ya que está demostrado que son el origen de graves enfermedades”.

Pirineos Sur

Estos vecinos denuncian que en el periodo de funcionamiento de las deshidratadoras, la concentración media de polvo o partículas es de 27 pgrs/m3 cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda un límite medio de 20 pgrs/m3, “incluso en la media anual se supera esta cifra, según datos de la DGA en 2016”, afirmando que en muchas ocasiones se superan las 50 pgrs/m3”, sobre todo cuando el cierzo desplaza las emisiones por la población, duplicándose las medias en los periodos de funcionamiento de las deshidratadoras”.

Durante este año, fundamentalmente, motivado por las acciones impulsadas por el grupo vecinal, se han dado algunos pasos para solucionar el problema, “en 2016 esperamos a que terminará la campaña para no perjudicar la actividad. El 1 de diciembre de 2016, nos reunimos en el ayuntamiento con el objetivo de que se cumpliera que las emisiones por los focos de las deshidratadoras dentro del marco de la ley, fuimos con un abogado y un ingeniero que contratamos ya que desde 2001 hasta 2014 hemos efectuado reclamaciones en todas las instituciones, en el ayuntamiento, en la Consejería de Medio Ambiente, Departamento de Salud de la DGA…pero nunca se nos hizo caso”.

En la reunión mantenida a final de enero del presente año, asistieron, además del alcalde, Francisco Villellas, los gerentes de las deshidratadoras y el abogado junto al ingeniero del colectivo de vecinos, “se emplazó a una segunda reunión para el 15 de marzo donde se fijaron unas medidas correctoras que debían realizar las empresas y después de que saliera en prensa que iban a cumplir”, señalan los vecinos subrayando que, “solo queremos que se cumpla la normativa, nunca perjudicar a estas empresas, pero una vez ha comenzado la campaña, seguimos comprobando que todo sigue igual, nuestras viviendas siguen llenándose de polvo a diario, y lo que es peor, la calidad del aire que respiramos, continua igual que hace más de 40 años”, exponen ya que la normativa de emisión de chimeneas que se aplica actualmente es de 1976.

Además de sus denuncias en el ayuntamiento, han tramitado también con Seprona, “con responsabilidad Medioambiental, porque solo deseamos que el ayuntamiento nos defienda en este proceso, que nos indiquen las actuaciones llevadas a cabo a raíz de las denuncias presentadas, si se han realizado inspecciones, visitas a las instalaciones para comprobar lo denunciado, si han comprobado la inmisión de partículas en alguna de las viviendas o si se ha trasladado la problemática al Departamento de Medioambiente de la DGA”.

También destacan como en 2009 fue el mismo Gobierno de Aragón, a través de la Dirección de Calidad Ambiental y Cambio Climático, la que elaboró un Plan de Mejora de Calidad del Aire, cuyo objetivo era “establecer las actuaciones de vigilancia y control de la calidad y las medidas correctoras necesarias para su mejora en Sariñena”.

Por su parte, el alcalde de Sariñena, Francisco Villellas, manifiesta que están recabando datos y toda la información del citado Plan de Mejora de Calidad del Aire, “el ayuntamiento está para que se cumpla la normativa y en las reuniones se llegó a una mediación donde las empresas se comprometieron a una serie de actuaciones, ahora estamos intentando hablar con el INAGA y las dos empresas para ver si se puede reconducir el tema, aunque sabemos que en Alfalfa Monegros ya se está instalando un filtro en una de sus chimeneas”.

En referencia a este filtro, el responsable de la deshidratadora Alfalfa Monegros, Luís Manuel Bescós, ha explicado que lo han instalado, “se trata de una máquina muy grande y sofisticada que no se instala de un día para el otro, no obstante, tenemos las mediciones hechas y cumplimos con la normativa, lo que no quiere decir que aun cumpliéndola, algún vecino se sienta molesto y como no queremos molestar a nadie hemos adquirido este filtro”, añadiendo que su empresa tiene varias chimeneas y varios focos, “el filtro, vale un dineral y se está instalando aunque le falta el calofigurado –colocar aislante para evitar pérdidas de partículas- e indicar las fases de prueba”, en este sentido, Bescos considera que entrará en funcionamiento durante el mes de septiembre, “este filtro no existe ningún precedente en España ni en Francia, donde también hay deshidratadoras de este tipo, ha costado mucho dinero y se está procediendo a su instalación en la chimenea que funciona al 80%”.

“No nos cansamos de repetir que  lo único que queremos es que cumplan la ley con la colocación de los filtros correspondientes. En ningún momento nos planteamos perjudicar en lo más mínimo a las empresas, pero tampoco podemos permitir que incumplimientos reiterados nos perjudiquen en nuestro día a día.  Además estas situaciones no son excepcionales, se repiten con bastante frecuencia”, concluyen los vecinos de Sariñena.

No hay comentarios

Deja una respuesta