Tolva celebra una nueva edición de la exposición de la obra de...

Tolva celebra una nueva edición de la exposición de la obra de sus artistas

Resulta casi un arcano llegar a comprender de dónde le viene la vocación artística a la gente de Tolva, pero que una quincena –y en ocasiones algunos más- de sus convecinos y personas vinculadas a esta pequeña localidad ribagorzana participen con sus trabajos y creaciones pictóricas en una gran exposición colectiva verano tras verano da que pensar la primera semana de este mes de agosto es un hecho que merece, máxime teniendo en cuenta que el pueblo apenas cuenta con un centenar de residentes a lo largo del año.
«Bien es verdad que muchos de los que exponemos no residimos habitualmente aquí pero sí es cierto que todos estamos directamente relacionados con el pueblo» señala Teresa Frontons, teniente de alcalde de la localidad y una de las artistas vinculadas a esta singular muestra que este mes de agosto llega a su vigésimo primera edición con una propuesta similar a la de ediciones anteriores. Este próximo viernes la muestra abrirá sus puertas en la inauguración oficial de una propuesta que, como de costumbre, estará abierta hasta el día 13 en la sala multiusos de la Casa Consistorial y en la que siempre llama la atención del espectador el considerable nivel medio de los trabajos expuestos.
Obras pictóricas al óleo, acuarela, tintas o acrílicas y trabajos artesanales de punto de cruz, ganchillo, bordados, cestería, pirograbado, forja, cuencos de papel y cartulina o velas aromáticas y decorativas conforman la muestra en la esta edición de 2017.
«Lo cierto es que cuesta mucho trabajo seguir adelante con este proyecto, pero cuando se van acercando las fechas de la exposición se nota una gran energía creativa y la cosa sale rodada», comenta Juan Antonio Esparavé, uno de los grandes impulsores y animadores de esta singular exposición, recordando que de ello se encarga la Asociación de Pintores de Tolva, presidida por la propia Teresa Frontons, que es capaz de aglutinar el esfuerzo de los creadores locales.
Llama la atención esa intensa vena creativa que late en Tolva, capaz de reunir a tan importante cantidad de artistas nacidos o vinculados estrechamente con el pueblo. Y si la cantidad es sorprendente, no lo es menos la calidad de buena parte de los trabajos expuestos que habla bien a las claras de una cierta “Escuela de Tolva” que late detrás de los trabajos y creadores reunidos en esta singular exposición.
La vinculación entre los artistas y la localidad ribagorzana se tradujo hace unos años en la creación de la Asociación de Pintores de Tolva de la que forman parte una veintena de artistas y que se ha revelado desde su creación como un fundamental motor de desarrollo cultural para la zona, consiguiendo encauzar las múltiples inquietudes artísticas existentes en este territorio.
«Una de las cosas que extraña al visitante es que en un pueblo tan pequeño pueda existir una Asociación de Pintores pues una de las condiciones para poder participar en la exposición es que los autores estén vinculados con Tolva bien sea por nacimiento, matrimonio, residencia o segunda vivienda» recuerda Frontons.
Exposición sobre los veinticinco años de la escuela
La inauguración de la exposición se ha hecho coincidir este año con la apertura de otra muestra de un alto valor simbólico para este municipio: la de los trabajos de los escolares de la localidad que acogerá -también desde el viernes- el Colegio Público.
Hace ahora veinticinco años reabría sus puertas la escuela de Tolva después de un tiempo cerrada por falta de alumnos. Con algún susto que otro a lo largo de estos cinco lustros, ya que ha habido algún momento en que ha estado a punto de verse obligada a cerrar, todavía permanece abierta en la actualidad y es un símbolo de la voluntad de pervivencia de los habitantes de la localidad. Para conmemorar estas bodas de plata del recuperado centro, sus responsables y el Ayuntamiento han organizado durante este mes de agosto una muestra de los trabajos de los alumnos que han pasado por sus aulas en estos veinticinco últimos años, una curiosa exposición que tiene un innegable valor sentimental para los tolvanos.

No hay comentarios

Deja una respuesta