Tolva celebra el cuarto de siglo de la reapertura de las escuelas

Tolva celebra el cuarto de siglo de la reapertura de las escuelas

Los vecinos de la localidad ribagorzana de Tolva disfrutan hasta este domingo de una muy emotiva exposición que celebra la pervivencia y pujanza de su centro escolar tras su reapertura hace ya algo más de un cuarto de siglo.
Y es que no suele ser habitual que una escuela rural se pueda reabrir tras haberse cerrado por falta de alumnos, contribuyendo así a una progresiva espiral de pérdida de importancia del núcleo afectado.
Por eso, lo que está viviendo Tolva desde hace cinco lustros es casi excepcional ya que el pueblo ha conseguido reabrir su escuela tras más de diez años cerrada y, con algún que otro susto finalmente solventado, mantenerla abierta convirtiéndose así en un símbolo de la voluntad de pervivencia de sus vecinos.
Para conmemorar lo que es un auténtico logro colectivo, esta primera quincena de agosto se ha habilitado en el salón de plenos de la casa consistorial una singular exposición de los trabajos de los escolares que está obteniendo un rotundo éxito y contribuyendo a reforzar los lazos de unión vecinal.
Como recuerda la alcaldes de Tolva y presidenta de la Comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena, la reapertura de la escuela «se produjo en 1990, después de permanecer cerrada 12 años». Para celebrarlo, el Ayuntamiento, contando con la colaboración de padres y alumnos y bajo la coordinación de la maestra que reabrió formalmente el centro y ha ejercido en él durante 19 años, decidió celebrar este auténtico acontecimiento con una exposición de los trabajos realizados por los escolares durante este periodo. La muestra recoge y expone revistas escolares, fotografías, libros de textos libres, los libros viajeros del CRA de la Ribagorza Oriental, libros de noticias, proyectos de trabajo, otros trabajos individuales y en grupo de los escolares o diversas muestras de los trabajos de plástica realizados durante estos años.
«Con esta muestra queremos reconocer el trabajo que se desempeña en las escuelas rurales, mostrar el agradecimiento al Gobierno de Aragón y Servicio Provincial de Educación por la apuesta que vienen haciendo con este tipo de escuelas y hacer un homenaje a todas las maestras, maestros, alumnas y alumnos que han pasado por nuestro centro, sin olvidar la ayuda de la Diputación Provincial de Huesca en la construcción y mantenimiento del edificio», señala la alcaldesa.
La escuela reabrió sus puertas en 1990 con seis alumnos y desde entonces la cifra de escolares ha ido variando, siendo el curso 1997/98 el que contó con mayor número de alumnos, quince con dos maestros tutores. Al principio funcionó como un centro autónomo, compartiendo especialistas de catalán, inglés y educación física con Puente de Montañana, Arén, Sopeira y Montanuy. A partir de 1995 pasó a formar parte del CRA Ribagorza Oriental, formado por las mismas escuelas y Benabarre como cabecera del centro. Esta nueva etapa propició que pudiera compartir más especialistas, como los de música, pedagogía terapéutica y logopedia.
«Desde el Ayuntamiento queremos recalcar la importancia de mantener la escuela abierta ya que se trata de una reivindicación unánime del mundo rural por mantener nuestros pueblos vivos», sostiene Lourdes Pena comentando que no es sólo una cuestión de prestación de servicios sino que tiene un alto valor simbólico para una localidad poder contar con sus vecinos más jóvenes «que son alegría y vida para toda la población».

No hay comentarios

Deja una respuesta