Regulación emocional y bienestar

Regulación emocional y bienestar

Por -
0 278

Las emociones son una de las manifestaciones más ostentosas de la vida en toda su expresión y naturaleza. De manera que la emoción es uno de los mecanismos de regulación vital que con mayor claridad puede ser observado y considerado.

La vida humana, como la del resto de animales, discurre en un fluir emocional constante que forma parte del escenario vital básico en cuyo seno surgen las acciones para lograr adaptarse con éxito.

Sentir el impulso emocional es un recurso que ha puesto la naturaleza al servicio de la vida para velar por su seguridad pero también del valor cultural, habida cuenta de que la enculturación humana implica también un proceso de s emocional eso de autorregulaciesto la naturaleza al servicio de la vida para velar por su seguridad: regulación emocional para adaptarse a las características culturales del grupo, especialmente acusado en las sociedades complejas surgidas con la irrupción de la modernidad.

¿Qué procedimientos, mecanismos o estrategias pueden ser utilizadas por cualquier persona para lograr regular sus emociones en muy diferentes contextos y circunstancias?

Si las descargas emocionales están ancladas en el cuerpo, los procesos conscientes para regularlas se El primer la esencia de la vidn la vida. scientes para regularlas tambia para velar por su seguridad: encuentran, así mismo, en el cuerpo. El primer paso para iniciar este proceso con ciertas garantías de éxito consiste en ser capaz de sentir el propio cuerpo, de descifrar sus mensajes. Se trata de conectar con lo real, de suyo propio, con lo sustantivo del ser, su sustancia, el cuerpo palpitante que emite señales constantemente.

Gracias a la respiración consciente, a la plena atención en el cuerpo como sustancia vital de todo ser vivo, cualquier persona puede ser capaz de centrarse, de vivir centrada, gracias al preciado don de su conciencia.

Centrarse es el primer eslabón para lograr algún día ser capaz de emorregularse. Centrarse no es un aprendizaje sino un proceso, largo y personal, que jamás finaliza puesto que siempre hay que estar entrenado y preparado para no volver a las cavernas de la emoción descontrolada, en su acepción más primaria y menos civilizada.

Estar en la propia vida centrado, supone que el torbellino de pensamientos que inunda la existencia humana de ruido y quimeras de todo tipo y condición, puede ser desactivado a voluntad, aunque parcialmente, puesto que centrarse supone siempre un logro efímero, tan solo algunos instantes, no estados permanentes. En la medida que la persona logra centrarse en ciertos momentos de su vida diaria: al caminar, al meditar, al estirarse o en cualquier otra disposición que lo permita, está en condiciones de saborear un flujo intenso de bienestar cuya sensación puede ser más o menos duradera, en función del grado de entrenamiento consciente y del proceso de emorregulación por el que se esté atravesando.

Para centrarse hay que estar plenamente consciente. No se puede permanecer en abandono y pasividad. La actitud y predisposición que puede conducir a lograr centrarse requiere atención, esfuerzo, intención, lentitud, quietud y voluntad. Pero vale tanto la pena lograr centrarse, aunque sea por un instante, que cualquier esfuerzo se da por bien empleado, habida cuenta del placer que desencadena este chispazo de conciencia en el presente.

Ser capaz de vivir centrado, de reconocer y sentir el centro vital de sí mismo, es algo que está a disposición de cualquier persona, el premio de este proceder es inmediato, puesto que cualquier actividad de la vida cotidiana puede convertirse en una experiencia luminosa, fluida sensitivamente, basta con orientar la energía psíquica que alimenta los pensamientos hacia las partes del cuerpo implicadas en la acción que se emprenda.

Esta actitud es la base para llegar a emorregularse con garantías de eficacia, pero mientras tanto se llega a este proceso, en el camino se van obteniendo pequeños éxitos que alegran y mejoran la calidad de la vida, adquiriéndose una excelente disposición para vivir con alegría y felicidad.

 

Artículos similares

0 505

No hay comentarios

Deja una respuesta