El voluntariado veraniego carga las pilas del Centro El Remós en el...

El voluntariado veraniego carga las pilas del Centro El Remós en el Valle de Benasque

El Centro de Ocupación Socio-Laboral El Remós-Asociación Guayente de Sesué, en el Valle de Benasque, ha sido escenario este verano de cuatro campos de trabajo en los que los jóvenes voluntarios participantes han desarrollado una impagable labor de apoyo en los más diversos ámbitos de la vida cotidiana de la entidad.
El director del Centro, Héctor Rodríguez, reconoce que, como ha ocurrido en años precedentes, la llegada de los diferentes grupos de jóvenes durante esta etapa estival «supone un gran soplo de aire fresco para El Remós» y propicia un sinfín de anécdotas, risas, experiencias, nuevas amistades y aprendizaje mutuo «sumamente enriquecedor».
Rodríguez señala que el programa de voluntariado de este verano ha sido especial ya que, aparte de la llegada de los ya habituales voluntarios de La Salle de Zaragoza a finales junio y la de los de Santa Ana -en esta ocasión procedentes de Borja, Lérida y Washington D.C.- las dos semanas intermedias de julio, “El Remós” ha recibido también en agosto a un grupo de ex voluntarias de Santa Ana, que ya habían acudido otros años anteriores y a principios de septiembre ha vuelto a recibir a los mismos voluntarios de La Salle que habían venido en junio «y que –señala-, como el grupo anterior, han querido repetir y pasar parte de sus vacaciones de verano con los usuarios del centro ribagorzano».
Finalmente han sido más de 30 jóvenes de entre 16 y 19 años de edad los que se han integrado en las actividades de verano habituales que desarrollan los chicos de “El Remós”. El director del centro comenta que en estos campos de trabajo se realizan actividades que apoyan la vida cotidiana de los usuarios en la época veraniega tanto en sus momentos de ocio como de trabajo.
«Al mismo tiempo, los voluntarios se inmiscuyen en diferentes y numerosas actividades que ofrece el Valle de Benasque en la época estival disfrutando al máximo del Pirineo y de la Comarca de la Ribagorza», recalca Rodríguez señalando que estos campos de trabajo son «muy bien valorados» por los coordinadores de El Remós y por los de los grupos de voluntarios y que se pretende que sigan tendiendo continuidad en los próximos años.
«Desde el Centro El Remós queremos agradecer el buen trabajo desarrollado por los jóvenes y también a sus profesores que dan impulso a todas las actividades y necesidades del centro», recalca Rodríguez, destacando la creación, que siempre se establece, de «muy estrechos» vínculos entre los voluntarios y las personas con discapacidad atendidas por ellos «lo que supone una contribución en la calidad de vida del colectivo con discapacidad y en su inclusión en la sociedad».
Desde El Remós se valora muy positivamente la figura del voluntario que ofrece de manera desinteresada su tiempo e ilusión para dar apoyo a las personas con discapacidad. También se quiere agradecer a los Ayuntamientos de la zona por poner a disposición de este programa de voluntariado muchas de sus instalaciones para el desarrollo de varias de las actividades.

No hay comentarios

Deja una respuesta