El mercado inmobiliario en Barbastro y comarca

El mercado inmobiliario en Barbastro y comarca

Los datos confirman que el mercado se está recuperando. La contabilidad nacional ubica el comienzo de la crisis en 2008 y la finaliza en 2014. Ahora, en estos años posteriores, los precios de la vivienda están al alza y también se firman más hipotecas.

Sin embargo, estos años pasados tan duros no han caído en balde y en la actualidad, aunque los bancos conceden más préstamos, se respetan unas reglas básicas que se olvidaron durante la burbuja inmobiliaria. Por ejemplo: el banco financia el 80% y la hipoteca no debe superar el 33% de los ingresos y se necesita disponer de ahorros y de capacidad de ahorro. Con este panorama, existe más alegría pero también hay compradores que optan por viviendas más baratas para vivir con más desahogo.

José Luis Escutia, gerente de COSEHISA, afirma que el mercado de vivienda nueva en Barbastro registra subidas, en especial en estos últimos meses del año. “Nosotros, como empresa, optamos por construir pisos amplios con tres o cuatro habitaciones, acabados muy cuidados y de calidad, distribuciones novedosas.. y la promoción de avenida de la Estación en construcción se ha vendido a un ritmo más rápido que la fase anterior”. Ellos se han fijado en este cliente con cierto poder adquisitivo. “La vivienda nueva sigue ofreciendo precios muy competitivos por tanto se dificulta la venta de segunda mano. No obstante, como se está encareciendo… si alguien quiere comprar, le recomiendo que se dé prisa”. Además, ve en el ladrillo un refugio para la inversión ya que existe una fuerte demanda de alquiler en toda la zona de Barbastro, Monzón y Binéfar.

Palausnet Mayo

Esta demanda de alquiler también lo corrobora Joaquín Salamero de Inmuebles Palaus, en Barbastro. “Por una inversión de 90 mil euros, puedes obtener unos 400 ó 450 euros al mes… ¿dónde consigues eso?”. Aunque él, como profesional, también advierte que el propietario sigue estando un poco desprotegido y quien alquila asume riegos. “Hay dos tipos de personas: los que alquilan y hacen negocio y los que lo mantienen cerrado por miedo”.

En cuanto al parque de segunda mano existe y es muy amplio. Se puede dividir en pisos baratos (hasta 50 mil euros). En general, en manos de entidades bancarias y que tienen una salida muy complicada y difícil (por antiguos, por carecer de ascensor, por situarse en determinados calles…). Los de precio medio (hasta 90 mil euros) que necesitan también de una inversión y por ellos se decantan los inversores o quienes no desean (o no pueden) asumir una alta hipoteca y, por último, las viviendas que superan los 100 mi euros.

En cuanto a la calidad de las viviendas Salamero afirma que en Barbastro “todavía queda mucho piso “Cuéntame” y para vender o alquilar hay que invertir y actualizar los pisos. Nadie quiere un baño de hace 20 años”.

En cuanto a zonas, las más demandadas son Las Huertas y la zona del parque de La Paz. “Aunque hay que tener en cuenta que si el piso te encaja la gente deja de tener en cuenta este factor”. Como anécdota, Salamero nos cuenta que la búsqueda más habitual en los portales inmobiliarios es “casa con jardín en el centro de Barbastro por 100 euros. Eso, claro, no existe aunque se desea”.

Respecto a nuestra comarca sigue habiendo segunda mano a la venta y, la mayoría de ella necesitada de actualización y reformas, apenas existe promoción nueva. En general, serían viviendas destinadas a segunda residencia y ahora el mercado está un poco parado. En las zonas del Pirineo sí se nota que la gente comienza a buscar “esto significa afirma Salamero-que se espera que a medio plazo se reactive el mercado, pero esto se nota sólo en la montaña”.

PAUTAS PARA COMPRAR O ALQUILAR

No son decisiones fáciles. Algunas veces, tras hacer dicho que sí a la compra de una vivienda o un alquiler, algunas personas pueden pensar.. dudar y llegar a decir: “Debí pensarlo mejor”. Puede suceder que, en realidad, la decisión no fue tan acertada como en un primer momento. Es lo que en psicología se llama “sesgo cognitivo”: un error humano causado por no dejar que el raciocinio se imponga sobre la emoción.

El premio Nobel de Economía, Richard Thaler, es autor de un libro titulado  Misbehaving (Comportamiento equivocado), donde afirma que “la premisa central de la teoría económica dice que las personas eligen optimizando (escogiendo lo mejor)…”. Thaler lo duda: sostiene que eso lo afirman los economistas porque “no tienen pasiones”.

He aquí a qué debemos prestar atención:

Las palabras seductoras: Cuando nos muestran un piso por internet nos hablan de la “tiene muchas posibilidades”, la “amplia cocina americana”, una terraza con “decoración escandinava”…”. Esas visualizaciones nos crean esquemas mentales que condicionan nuestro interés. Para evitarlo basta con preguntarse cómo son de verdad esos sitios sin todos esos atributos: terraza, habitación, cocina…

Falta de tiempo: Nuestro trabajo nos impide dedicar tiempo a comprar/alquilar un piso de modo que miramos las ofertas por encima y vamos a tiro hecho. Error: las posibilidades de equivocarse y lamentarlo son directamente proporcionales a la escasez de tiempo invertido. El cerebro quiere ahorrar energía y toma decisiones precipitadas. Se corrige tomándose cada día un buen rato para mirar y elegir pisos. Y en los fines de semana, para visitar. Hay que tener un método.

Manejar poca información: La experiencia se basa en tomar decisiones correctas basadas en toda la información atesorada en nuestra vida en un campo determinado. Pero solo alquilamos o compramos de vez en cuando. Para compensarlo, hay que reunir toda la información posible y procesarla. Hacer cálculos, tomar nota de cosas a favor y en contra, y cargar a nuestro cerebro de datos haciéndonos muchas preguntas. Eso le permitirá al cerebro tomar la mejor decisión en cuando a sitio y precio.

La obsesión del detalle: No hay ningún piso o casa totalmente ideal. A veces, lo rechazamos porque nos obsesionamos con ese detalle, que puede ser una terraza con el suelo roto, o una cocina con la campana estropeada. Tenemos que pensar qué supone eso en la oferta general y si es fácil de resolver. Así no dejaremos pasar una buena oportunidad.

Las decisiones en pareja: Cuando se negocia comprar/alquilar un piso en pareja se confrontan dos formas de ver la realidad. Esto no sería un problema si los dos miembros de la pareja fueran sinceros. Pero siempre surgen sesgos basados en inconscientes: el sitio le trae malos recuerdos a uno; la otra persona se ha obsesionado con el dormitorio; está la influencia de la madre… hay que descubrir si uno se deja llevar por una emoción oculta o irracional.

 

No hay comentarios

Deja una respuesta