“Engranados” es la propuesta ganadora del XVII Premio Internacional de Escultura Ángel Orensanz de Sabiñánigo

0
268
La concejal de cultura del Ayuntamiento de Sabiñánigo, Berta Fernández, con la escultura ganadora

El Ayuntamiento de Sabiñánigo convoca cada dos años el Premio Internacional de Escultura Ángel Orensanz y lo hace fijando un tema de relevancia para la capital serrablesa, tema sobre el que deben versar las obras que se presentan al concurso. Este año, el tema elegido fue la industria, que como indica la Concejala de Cultura de Sabiñánigo “es quizás uno de los elementos determinantes para el crecimiento y la configuración del actual Sabiñánigo, dado que es a ella a quien debe su nacimiento en el emplazamiento y disposición actual, siendo por tanto una de nuestras señas de identidad más queridas y relevantes.  Del total de obras presentadas, el jurado seleccionó las quince que a su juicio tenían mayor calidad artística para conformar la exposición que podrá visitarse en la Sala de Arte de Sabiñánigo hasta el 6 de enero. Además eligió como obra ganadora a “Engranados” de Adrián Carra, que según su autor “pretende ser una construcción simbólica de los elementos engranados inherente a las máquinas y por ende a la industria” y para la que ofrece distintos acabados, entre los que el jurado ha seleccionado la pintura al horno brillante en un tono rojizo.

En cuanto al autor, se da la circunstancia que en la edición anterior de este mismo premio ya obtuvo una mención de honor, con su obra “Hito/Almenara”, indicar además que Adrián Carra, es licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid, en la especialidad de escultura. Catedrático de Artes Plásticas y Diseño y actualmente es Jefe de estudios de la Escuela Superior de Diseño de Madrid y ha desarrollado su labor docente en la Universidad Complutense de Madrid, Universidad Felipe II. Además ha obtenido numerosos premios y distinciones por su labor escultórica y ha participado en numerosas exposiciones tanto individuales como colectivas y su obra se puede contemplar en Museos y Espacios Públicos de varias Comunidades Autónomas.

 

Parece evidente pues, que desde el Patronato del Museo Ángel Orensanz y Artes de Serrablo se propusiera dedicar esta edición del Premio Internacional de Escultura Ángel Orensanz a la industria y así, homenajear a nuestro tejido emprendedor y aportar una nueva pieza, esta vez si, plenamente escultórica, que viniera a sumarse a nuestro patrimonio artístico”, En esta ocasión los escultores podían presentar sus maquetas hasta el 23 de noviembre y optaban a un premio de 10.000 euros, utilizando expresión y técnica libre, estando previsto que la obra definitiva se ubique en uno de los jardines de la Plaza de Azpe.

Finalmente se presentaron 37 proyectos, doce más que en la edición anterior. En cuanto a la procedencia de los trabajos indicar que han sido presentados por escultores de toda España en concreto son 11 aragoneses, el resto han sido presentados por escultores de otras Comunidades Autónomas ( País Vasco, Navarra, Cataluña, Galicia, Castilla-León y Castilla -La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Madrid), además de dos propuestas provenientes de Francia. El día 2 de diciembre se falló en Sabiñánigo el XVII Premio Internacional de Escultura Ángel Orensanz.

El jurado, concedió además una mención de honor, en este caso para la obra titulada “Árbol de Levas”, del escultor vasco Juanjo Gurrea Txsanka, quien pretende con su obra “simbolizar el inicio del desarrollo de la industria a principios del S. XX. Según sus palabras “Árbol de levas” está relacionada con el movimiento, el esfuerzo en equipo, además de ser un elemento mecánico utilizado en motores de combustión interna, industria del ferrocarril o programadores electrónicos”. Juanjo Gurrea, es un escultor autodidacta, con una larga trayectoria, plagada de exposiciones y jalonada de premios, cuya obra se encuentra presente en diversas localidades a lo largo y ancho de todo el país. Hay que reseñar que gracias a la convocatoria de este premio se está creando una ruta escultórica en Sabiñánigo, que sin duda contribuye a incrementar el valor de nuestro patrimonio cultural, no sólo por su valor artístico sino también por íntima relación con nuestras raíces y nuestras señas de identidad, concluye Berta Fernández, Concejala de Cultura del consistorio serrablés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here