El centro Aspanoa de Almudévar cierra el año con un campamento juvenil

0
329

Más de 100 niños y adolescentes y otras 30 familias familias han utilizado a lo largo de este año las instalaciones de Aspanoa que hoy ha visitado el Presidente de la Diputación de Huesca, Miguel Gracia, para conocer de mano de sus responsables encabezados por Miguel Casaus cómo la financiación que la administración provincial tiene como resultado nuevos o mejores espacios enfocados que, en el caso de Almudévar, a ayudar al niño y a la familia a su vuelta a la normalidad tras la etapa hospitalaria.

“Sin entidades como Aspanoa no sería posible atender las necesidades sociales y garantizar este servicio a los niños en la provincia”, es lo que ha reconocido Miguel Gracia refiriéndose al papel que juega para “ayudar a los padres” a conseguir una situación emocional que les permita prestar el mejor apoyo a sus hijos y a ellos “actividades para normalizar la enfermedad, para ganar en autonomía”, ha afirmado el máximo responsable provincial quien se ha comprometido en seguir con la ayuda desde la Diputación.

Mercedes GLC

Para avanzar en esa autonomía, se organizan respiros familiares, jornadas de convivencia y distintos campamentos durante al año como el que, por primera vez, estas navidades acoge con la llegada desde distintos puntos de la Comunidad de un grupo de jóvenes, de entre 14 y 18 años, que tuvieron cáncer cuando eran niños. Durante tres intensos días realizan talleres como el de hoy en el que se les enseña a cocinar para ellos mismos, ha habido tiempo para reflexionar sobre ellos mismos y su futuro, pero también han jugado, han tenido sesión de cine fórum y, por encima de todo, han convivido en unas jornadas que también les han servido para planificar las actividades de cara a 2018. En julio ya se desarrolló en Almudévar el Encuentro nacional de adolescentes con cáncer, cita que se repetirá de nuevo el año que viene.

Junto a Miguel Gracia y Miguel Casaus, también ha estado el alcalde de Almudévar, Antonio Labarta, además de la vicepresidenta, Elisa Sancho, y la responsable provincial de Derechos Sociales, Susana Blanes, por parte de la Diputación, y Juan Carlos Acín, gerente de Aspanoa, y María José Labarta, como responsable del centro.

Atención psicológica para toda la provincia

El diagnóstico de una enfermedad oncológica en un niño supone un gran impacto para la familia. Por eso ambos responsables -Diputación y Aspanoa- han coincidido en que esta  residencia centrada en la fase de postratamiento, “cierra el círculo” en la atención que presta la Asociación, “es así como mejoramos la calidad de vida”. Entre los proyectos de Aspanoa, su presidente, Miguel Casaus, detalla que durante el próximo año van a formar a un profesional para que dé servicio a toda la provincia desde Almudévar desde el punto de vista psicológico, algo que solo existe en Zaragoza y que en 2019 quieren tener implantado.

Todos los afectados por esta enfermedad son tratados en el Hospital Infantil Miguel Servet de Zaragoza, único centro hospitalario de Aragón que cuenta con un servicio de Oncopediatría. Allí es donde prestan servicios como apoyo psicológico y social, fisioterapia, musicoterapia y distintos programas de ocio y tiempo libre. Además, cuenta con un piso de acogida gratuito para las familias que tienen que desplazarse hasta Zaragoza para recibir tratamiento que ha sido utilizado por cinco familias altoaragonesas.

Casaus también hace hincapié en la investigación infantil y adelanta que va a formar parte de la actividad de la Asociación de padres de niños de niños oncológicos de Aragón, “dedicaremos un 12% del presupuesto, es decir, 60.000 euros a este ámbito porque a día de hoy no existe prácticamente nada en este sentido”.

Nuevos espacios con financiación de la DPH

Unos 1.500 metros cuadrados edificados, a los que hay que sumar la zona de jardines, es lo que se encuentra todo aquel que llega a unas instalaciones que llaman la atención por su luminosidad y que se encuentran en la entrada a Almudévar. En la planta, a pie de calle, se encuentran las oficinas, cocina, habitaciones y baño, así como una gran sala multiusos que sirve de comedor y hasta de sala de juegos y conferencias. La planta superior se concibe como zona de respiro para las familias, con ocho habitaciones dobles y una pequeña cocina.

Con la financiación de los últimos dos años, alrededor de 25.000 euros, se han realizado remodelaciones y adquirido equipamientos para prácticamente todos estos espacios. Entre las obras, destacan el éxito de la zona de sombra para poder realizar actividades en el exterior del jardín que también cuenta con un área de juegos infantiles y zona deportiva.   Además, se ha comenzado a acristalar la azotea como zona de esparcimiento, ahora las habitaciones cuentan con mosquiteras en las habitaciones, más material en la cocina, diferentes ambientes en el salón multiusos y se ha comenzado a construir un invernadero donde podrán trabajar con las plantas. Cuando se habla del jardín, la figura del voluntario adquiere un protagonismo especial y se notan sus manos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here