Graus prepara la Fiesta de San Antón.

0
515

Aunque integrada desde el año pasado en el “pack” de la celebración conjunta con la Fiesta de la Matacía, la festividad de san Antonio Abad en Graus no ha perdido su poder de evocación para los grausinos ya que se trata de una cita marcada tanto por la tradicional bendición de animales clásica de la conmemoración como por el resto de actos organizados que tienen siempre un gran predicamento en la villa ribagorzana donde históricamente era considerada como la segunda fiesta de la localidad.
Esta año, los actos organizados se desarrollarán a lo largo de los próximos viernes 12, sábado 13 y miércoles 17 y se iniciarán la primera de estas jornadas a las 19,30 horas con el volteo de campanas y disparo de cohetes anunciador de la fiesta. El día grande de la celebración será el sábado que, tras el preceptivo disparo de cohetes y volteo de campanas, arrancará a las 9,30 con la misa de hermanos cofrades previa al acto de bendición de animales en la plaza contigua a la iglesia parroquial. Y desde allí partirá la “Llega”; el recorrido de los cofrades por las calles grausinas para solicitar de los vecinos su apoyo económico o en especie con el que sufragar las actividades asistenciales que lleva a cabo la cofradía durante todo el año. Como premio por esa contribución, los donantes reciben el clásico “cordoné” amarillo y rojo que muchos grausinos portan durante todo el año con orgullo anudado a su muñeca y que se ha convertido en un símbolo identificador de los hijos de la localidad.
La recuperación del “cordoné” de algodón tras varios años en que se hacía con tejidos artificiales ha sido estos últimos años muy bien acogida. Como explica Joaquín Angulo, el prior de la cofradía, «el material sintético hacía el “cordoné” prácticamente indestructible con lo que se acaban acumulando varios en la muñeca cuando la tradición era la de quemar el que se desgastaba y sustituirlo por uno nuevo».
La “Llega” recorrerá todos los rincones de la villa y se prolongará hasta pasadas las tres de la tarde en un recorrido amenizado por la charanga Band and Diez y punteado por las patadas que jóvenes y no tan jóvenes propinarán al gran badajo –o zumba- que cuelga del extremo del carro del santo en el que los cofrades van guardando los donativos recibidos. El sonido de la zumba ha servido históricamente para alertar a los vecinos de la llegada de los cofrades.
Ya por la tarde tendrá lugar en los locales del Centro Deportivo la habitual subasta de los artículos y lotes donados por particulares y establecimientos comerciales para apoyar el trabajo de los cofrades. Como es tradicional, se repartirá torta y vino entre los presentes.
El programa previsto concluirá el día 17, festividad del santo, con la preceptiva misa de hermanos cofrades –a las 20 horas en la iglesia parroquial- con que se conmemora en la localidad esta jornada desde tiempos inmemoriales. «En Graus siempre se ha conocido a la de San Antonio Abad como la cofradía de los pobres porque fue creada para asistir y ayudar a las personas necesitadas de la localidad y, si era necesario, hacerse cargo de los gastos de su entierro y en ese empeño seguimos ahora trabajando estrechamente con Cáritas y con la parroquia», apunta el prior recordando que la cofradía –que está presentando estos día en el obispado sus nuevos estatutos para adecuarlos a los nuevos tiempos- cuenta en la actualidad con una treintena de cofrades de número y la colaboración de numerosas personas para sacar adelante sus proyectos y compromisos con los más necesitados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here