José Luis Trasobares es el presidente de la Asociación de Periodistas de Aragón, que junto con el Ayuntamiento de Huesca, y el patrocinio del Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca, Ibercaja y Telefónica, organizan el XIX Congreso de Periodismo Digital, que se celebra en el Palacio de Congresos de Huesca, el 8 y 9 de marzo.

Por Alfonso Sanz

Este año la temática es el periodista orquesta. ¿Existe aún algún periodista que no sepa hacer de todo?

Se dan dos circunstancias. Por un lado el periodista que difícilmente puede negarse a cualquier cosa que le pidan, y por otro, hacerlo bien, que es otra historia. El hombre orquesta sabía tocar cada instrumento. En el caso del periodista la práctica, o por ejemplo los cursos de formación que da la APA le ayudan. Ha desaparecido la especialización. En otros países europeos, o en Estados Unidos, el hombre orquesta es un equipo de expertos que entre todos elaboran ese lenguaje transmedia.

Ya van por XIX ediciones, en una de las primeras, aún en el Matadero, vino Carles Puigdemont. Este año parece más complicado. ¿Hay vida informativa más allá de Cataluña?

En esta edición vienen periodistas catalanes pero para hablarnos de asuntos digitales. En el mundo están pasando muchas cosas más allá del tema de Cataluña. La crisis, la geoestrategia,…Lo de Cataluña es una verbena, en el último año se hable de lo que se hable, siempre aparece lo catalán. Esto ha provocado un asunto interesante, la confrontación mediática que se ha dado.

Otro tema que por desgracia está siempre de actualidad es la violencia contra la mujer. Ustedes este año lo tratan enfocado en los ataques que sufren las periodistas. ¿Cómo esta su situación?

Uno de los dos días del Congreso es el 8 de marzo. Era obligado, tanto por la situación actual, como por la efeméride, hablar de la mujer. No creo que en las redacciones haya una violencia física, pero hay otros problemas también muy graves, como el acoso, o la brecha salarial, de las que seguro que hablan en el coloquio. En los medios hay una reivindicación permanente sobre la mujer. En los 70 era un mundo masculino. Ahora hay más periodistas femeninas que masculinos, pero hace falta que haya más en los equipos directivos, aquí tendremos ejemplos de directoras.

El Gran Wyoming, Julia Otero, este año Pepa Bueno. Son algunos de los últimos grandes nombres, pero han pasado muchos. ¿Por qué apuestan siempre por algún gran profesional muy mediático?

Iñaki Gabilondo también ha estado. Cuando barajamos nombres tan conocidos para que vengan al Congreso se tienen que dar algunos condicionantes. Primero que puedan por temas de agenda, y luego que tengan algo que decir. Desde luego Pepa Bueno es muy interesante. Está al frente del programa más importante de la radio española. Hay muchos profesionales que podrían venir, por ejemplo Jordi Évole, al que también se ha tanteado en alguna ocasión.

De quién lo cierra pasamos a quién lo abre, Nacho Cardero, director de “El Confidencial”. ¿Por qué se le ha elegido a él?

Ha venido mucha gente de “El Confidencial” en las diferentes ediciones. Fue el primer periódico digital, así que es un gran ejemplo de lo que trata este Congreso. Podrá contarnos muchas cosas de cómo lo abrieron, aportar su doctrina, su evolución…Además recientemente este medio ha tenido un punto de inflexión. Ha conquistado audiencia, y ha obtenido beneficios, un hito importante para este tipo de producto.

El resto de mesas redondas que se han ido conociendo destacan en general por ser gente joven. ¿El periodista más mayor se ha quedado fuera del periodismo digital? ¿Qué tal conviven las diferentes generaciones de profesionales en este oficio?

La convivencia es buena. Actualmente pocos periodistas hay ya de más de 50 años que hagan calle, suelen ocupar puestos directivos. La batuta la llevan personas de entre 30 y 40 años que manejan de forma natural los nuevos procedimientos. Los veteranos hemos sido llevados en volandas, y no se puede parar este cambio. La revolución tecnológica no ha traído ningún desastre, nos hemos sabido adaptar. En su momento también pasamos de usar linotipias a ordenadores. A finales de los 70 hubo que crear una prensa democrática cuando murió Franco, y ahí estuvimos también los treintañeros para hacerlo. El problema que ha surgido es que se ha desmontado el modelo de negocio, y si no hay negocio no cobramos, lo económico es la principal amenaza para el profesional. Los veteranos van desapareciendo de las redacciones, que antes les daban un color y un tono de experiencia, pero yo confío en los jóvenes, y que van a sacar adelante todo lo que llegue.

¿Cuánto daño y cuánto bien hacen las redes sociales a la información?

Tenemos que convivir con ellas, no nos queda más remedio. Es un nuevo soporte e instrumento que nos ha desbordado, pero seguro que llegarán otros medios que las relegarán. Son el Dr Jekyll y Mr Hyde. Sirven para que se expresen otros agentes (políticos, actores, deportistas,…) También a los periodistas les son útiles para difundir sus noticias, o buscar información. El problema viene cuando se adulteran contenidos, se crean bulos, leyendas urbanas. Están ahí para bien y para mal, ya depende del uso que se les dé.

Su web, www.congresoperiodismo.com, ha tenido este año un cambio de diseño. Si los periódicos en papel de toda la vida cambian su formato o diseño cada cierto tiempo, en algo que va tan rápido como Internet es importante no quedarse estancado en nada.

Una vez pasado el Congreso, sobre Mayo, tenemos una reunión de responsables de ediciones digitales donde hablamos de cambios, de novedades, una cita ideal para no quedarse estancados, tanto en lo que se refiere al software y cambios en la edición, visualización y diseño de un contenido, como en el hardware y los artefactos para crearlo. El periodismo digital cambia de forma vertiginosa. En los periódicos en papel cualquier cambio era lento, y duraba años hasta que se asentaba. En Internet el periodo es mucho más corto. Luego queda ver si se acierta, tanto en el manejo como en la estética para el usuario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here