El Monumento de Semana Santa de Biscarrués vuelve a estar expuesto

0
480

Este Monumento que requiere de varias horas para montarse se instalará en un laborioso proceso entre el lunes 26 y miércoles 28 de marzo. El Ayuntamiento de Biscarrués les invita a visitar esta obra de arte tan especial que se instala en estas fechas en la iglesia de la localidad. Horario de visitas guiadas. Semana Santa, y domingos y festivos de abril. Mañanas de 11.00 h. a 13.30 h. y Tardes de 17.00 h. a 20.00 h.

DESCRIPCIÓN GENERAL DE LA OBRA

El Monumento de Semana Santa de Biscarrués es una obra artística del siglo XVIII. Esta obra singular está constituida por una serie de lienzos y un sagrario, que componen como construcción final un templete montado durante decenas de años en los días de la Semana Santa.

Su valor radica en varias características fundamentales:

Su escasez, es decir, lo inusual de su supervivencia hasta nuestros días, pues es de destacar que no quedan monumentos de estas características en esta zona de la Hoya de Huesca, y que son muy pocos los que se conservan en todo Aragón. Es, casi, un caso único, un legado del pasado que nos permitirá apreciar en nuestros tiempos y legar a las futuras generaciones uno de los pocos Monumentos de Semana Santa que han logrado sobrevivir al paso del tiempo.

Por su valor histórico. Forma parte del patrimonio cultural y vital del pueblo. Por su simbología, el Monumento ha sido el soporte de una forma de entender la religión y su práctica. Siendo el centro de una parte fundamental de la liturgia cristiana dentro de la Cuaresma, la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Por eso su importancia como patrimonio histórico, cultural y vital, por ser un lugar de oración, reflexión y encuentro, sus telas guardan las peticiones, preocupaciones, alegrías, en definitiva vivencias de muchas generaciones de hombres y mujeres de esta tierra.

Muestra del arte popular, ya que sus autores son anónimos, sin embargo son representantes el arte popular español, que va ganando cada vez más valoración. Ya no es cuestión de valorar más unas obras que otras, de elegir lo uno o lo otro, si no optar por lo uno y lo otro, siendo capaces de valorar las características propias de cada obra.

Evidentemente, todavía falta camino para que el arte popular sea valorado como se merece, pero poco a poco se va consiguiendo gracias a la valoración que la propia ciudadanía, los habitantes de los pueblos, van haciendo de sus pequeños patrimonios, de los que son tesoros escondidos en los desvanes de sus casas e iglesias.

De esta forma se convierte esta obra en importante artísticamente porque plasma el espíritu y el hacer del pueblo en el s. XVII

La implicación de los habitantes del pueblo, el montaje de esta obra suponía una alta implicación de los habitantes del pueblo. Esta obra ha pasado por las manos de muchas generaciones que contribuyeron a su conservación y mantenimiento que año tras año la colocaban en la iglesia hasta hace apenas medio siglo.

Su originalidad, ya que el resultado final es una autentica reproducción de un templete que crea una arquitectura ficticia en la que se van plasmando las escenas de la Pasión de Cristo, celebración origen del Cristianismo.

A su vez sus dimensiones, con lienzos de un considerable tamaño que suponen una gran composición final convirtiéndola en una obra que precisa de una infraestructura y de un trabajo importante.

De todos estos factores deriva un valor artístico que lo hacen de alto interés turístico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.