Fidel Tejero, después de 51 años en Formigal, 30 de ellos en el Hotel Villa de Sallent, que fundó él mismo, y donde tuvo uno de los mejores restaurantes, ha colgado el delantal recientemente, al menos profesionalmente, ha traspasado el hotel y ahora va a disfrutar la vida de una manera diferente. Lo que no faltará será el cariño de todos los que le conocieron.

Por Alfonso Sanz

¿Ha cambiado mucho la cocina y/o la comida de la zona en las últimas décadas?

Yo siempre he sido muy tradicional con la comida. En los últimos años le di algún toque de modernidad con algún tinte de decoración, pero mi base es sencilla. Calidad, producto y viceversa, con la inspiración del País Vasco, que para mí es donde mejor se come de España. Empecé de ayudante de cocina en el Hotel Formigal, fui Jefe de cocina en el Eguzki Lore, y llegó un momento que decidí emprender, e invertí trabajo, tiempo y dinero para tener mi propio Restaurante y Hotel, el Villa de Sallent, ahora traspasado a Yoy Hotels Group.

¿Cuáles son los productos más destacados que has utilizado?

Carnes de buey auténtico certificado de la Finca Jiménez Barbero, además siempre he contado con proveedores de la zona. También con Pescadería San Sebastián, donde puedes por ejemplo conseguir un rodaballo salvaje auténtico. En verdura tenemos en Aragón y en el Valle la borraja como más destacada.

Un ejemplo de un menú tuyo con el que siempre aciertas

De primero siempre me baso en una buena verdura. Luego un pescado de calidad siempre es importantísimo también, o una carne de nivel. Un huevo, elaborado con cariño y a baja temperatura, con una salsa muselina de piquillo y unas cocochas de merluza es una delicia. Para el postre elijo leche frita.

¿Qué viene buscando la gente cuando quiere comer, conocían esta gastronomía o la descubrían aquí?

Mucha gente la conocía al venir, no evidentemente las carnes, que luego dependerán de la calidad de cada establecimiento, pero por ejemplo la borraja, que como he dicho se cultiva aquí y en Navarra, es la gran desconocida y triunfa mucho.

¿Qué balance haces de todo estos años?

Me puede la emoción con tantos recuerdos. Estoy viviendo momentos muy emotivos después de desprenderme este hotel, que ha sido mi vida. Hay algo que es incalculable. Todas las muestras de cariño y amistad que he recibido de muchísimas personas. Han merecido la pena todo el trabajo, el esfuerzo, y los sacrificios. Volvería a hacer lo mismo. Intentaré seguir disfrutando de otra manera. Mi vida está en mi Valle y en mi pueblo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.