Por Ana Pascual
Cristian Moré, natural de Albelda, redie actualmente en Helsinki y trabaja como oboe solista en la Orquesta Filarmónica de Tampere (una ciudad a unos 170 kilómetros al noroeste de Helsinki). A los músicos en general les toca viajar bastante, Cristian ya ha vivido por estudios o trabajo básicamente en cinco países: Suiza, Italia, Holanda, Dinamarca y Finlandia. Pero ha visitado por motivos laborales, ya sean conciertos, festivales, enseñanza, etc… unos 20 países distintos.

¿Cuándo y cómo comenzaste en el mundo de la música?

Parece ser que de pequeño me gustaba mucho cantar así que a los 10 años mis padres me llevaron a la Escolanía de Montserrat y después de varias audiciones y exámenes me aceptaron. En la escolanía, a parte de la enseñanza obligatoria, los alumnos reciben diariamente clases de música, en concreto, de canto. Tiene uno de los coros de voces blancas de los mas antiguos (desde el siglo XIV) y famoso a nivel mundial. Allí empecé el canto como asignatura principal, el piano y el oboe.

¿Qué fue lo que te llevó a salir el extranjero?

Me fui al extranjero para acabar mi formación realizando dos másters, en concreto a Ginebra. Nosotros los músicos, prácticamente no nos fijamos en la calidad que pueda tener una escuela o conservatorio, lo que buscamos es un profesor en concreto, que nos guste su manera de tocar o enseñar. Es un modelo de enseñanza muy personalizada las clases siempre son individuales así que hay que seleccionar bien porque quizás la misma persona que para mi es la adecuada, para otro puede que sean incompatibles. Un porcentaje muy alto de los músicos españoles terminan de formarse en el extranjero por varias razones. Primero porque el nivel de cultura musical es mas alto, muchos de los grandes músicos y a la vez pedagogos no enseñan en España y en muchos casos los estudios son gratuitos o mucho más baratos que en España.

¿En cuántos países has estado ya y quá has hecho en ellos?

A los músicos en general nos toca viajar bastante, sobretodo si se es freelance o a lo que se le ha llamado toda la vida, autónomo. He vivido por estudios o trabajo básicamente en 5 países; Suiza, Italia, Holanda, Dinamarca y Finlandia. Pero he visitado por motivos laborales, ya sean conciertos, festivales, enseñanza etc. en unos 20 países distintos.

¿Dónde estás actualmente y a qué te dedicas?

Actualmente resido en Helsinki y trabajo como oboe solista en la orquesta filarmónica de Tampere, que es una ciudad a unos 170 km al noroeste de Helsinki.

¿Cómo ves aquí el mundo laboral dentro de la música? 

No está mal, pero tiene que mejorar mucho. El único inconveniente con el tipo de trabajo que yo quiero hacer, que es tocar en orquesta sinfónica, es que hay muchos músicos y pocos puestos de trabajo. Para que os hagáis una idea, España y Finlandia tienen prácticamente la misma cantidad de orquestas sinfónicas pero España tiene unos 46 millones de habitantes y Finlandia alrededor de 6 millones. Ya os podéis imaginar que con la crisis económica se hizo mas difícil o prácticamente imposible conseguir un trabajo. La mayoría de músicos en España se tienen que dedicar o complementar su trabajo de autónomo con la enseñanza.

¿Están los músicos lo suficientemente valorados?

En general no están bien valorados, pero no solo los músicos, todas las artes. Hay un problema cultural en España y mucha gente no puede entender que se pueda vivir de un trabajo como el nuestro, lo ven como un hobby o pasatiempo y no ven todo el trabajo y esfuerzo que hay detrás. En total los estudios de música suelen durar 14 años sin incluir los masters o doctorados y una vez terminada la carrera hay que seguir practicando muchas horas para poder mantenerse a un nivel profesional. Fuera de los escenarios hay muchas horas de estudio, práctica y ensayos que la gente no ve.

¿Crees que algún día podrás volver a España?

Pues creo que podría, pero no estoy seguro de si podría hacer el trabajo que hago ahora que es lo que me gusta. Además, las condiciones laborales y sociales que tenemos son geniales así que de momento no contemplo la opción.

¿Vienes mucho por Albelda?

Siempre voy como mínimo dos veces al año. En Navidad y en verano, sobre todo  para las fiestas mayores si es posible. En nuestro trabajo tenemos básicamente las mismas vacaciones que un profesor de ESO así que por lo menos me escapo un par de meses al año, que no está nada mal.

¿Qué lo que más echas de menos de aquí? ¿Qué es lo que más te sorprende de allí?

Lo primero que se echa de menos es el clima y sobretodo la luz. En invierno hay muy pocas horas de luz ( unas 5 horas ), la temperatura media es de -5 y se ve poco el sol, casi siempre el cielo está gris. Luego se echa mucho de menos también la gastronomía. Obviamente la cultura gastronómica no se puede comparar ya que con tanto frio y poca luz se puede cultivar poca cosa. Se puede encontrar en los supermercados casi los mismos productos que en España, eso si, mucho mas caro, pero la frescura de las frutas y verduras no es la misma. A veces también se echa de menos el carácter alegre de la gente, aquí en general son muy fríos y serios. De aquí en Finlandia me sorprendió muchísimo la honradez y honestidad de las personas. Es por eso que es uno de los países con menos corrupción, menos crimen y mas seguro del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here