El Ayuntamiento de Benasque desbloquea el conflicto por Casa Ramonot

0
1157

En una sesión plenaria de carácter extraordinario urgente, el Ayuntamiento de Benasque aprobaba este viernes llevar a cabo un acuerdo extrajudicial con el vecino que denunció las irregularidades en la conocida como “Casa Ramonot” para paralizar la sentencia firme que obligaba al consistorio a demoler y reconstruir el primer forjado y el tejado del edificio por incumplir las normas urbanísticas ya que se había sobrepasado la altura máxima permitida en el edificio.
La sentencia suponía un fortísimo varapalo para el consistorio pirenaico ya que la obra hipotecaría el futuro desarrollo de las inversiones en el municipio en, al menos, la próxima década, ya que se cifraba en un millón de euros el montante de las actuaciones que era necesario acometer para cumplir la sentencia. «Era un proceso muy costoso que, además, obligaba a desalojar a los vecinos y a realojarlos mientras durasen las obras con los gastos e indemnizaciones que ello hubiera conllevado», apunta Mario Pascual, portavoz de Cambiar Benasque, un partido que ha sido partidario desde el primer momento de llegar a un acuerdo con la parte demandante «que ha tenido la razón judicial desde el principio» para evitar males mayores.
Pascual recuerda que hace unos meses el equipo de gobierno municipal, con el apoyo del resto de grupos, inició una negociación con el afectado pero no se llegó entonces a un acuerdo. «Llegamos al extremo –comenta- de que estaba ya en marcha desde el Ayuntamiento un proyecto para ejecutar la sentencia, pero el demandante se prestó a reabrir las negociaciones y el acuerdo ha sido un hecho por fin».
El equipo de gobierno municipal –los concejales del PP y el PSOE- contaron con el apoyo del edil de Cambiar Benasque para sacar adelante este acuerdo que ha tenido el voto contrario de los concejales del PP. Tras su aprobación en el pleno municipal, el consistorio espera que sea aceptado por el juez para poner punto y final a un conflicto que lleva latente desde hace dos décadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here