Más de 6.100 espectadores han pasado por Espiello

0
233

Con un balance muy satisfactorio se ha cerrado la decimosexta edición de Espiello, Festival Internacional de Documental Etnográfico de Sobrarbe, tanto en lo que a afluencia de público se refiere, como a la excelente acogida de la programación. La reducción del número de documentales finalistas -7 menos que en 2017- ha sido un factor favorable, que los espectadores han valorado, ya que ha permitido “digerir” mejor las temáticas de cada película. 

La directora de Espiello, Patricia Español, comenta que desde la organización nos estamos planteando no superar la cifra de 20 documentales en posteriores ediciones. Este año, dado que había más largometrajes y debido a la introducción del tiempo de debate con los directores que han venido a presentar sus películas, hemos dispuesto del mismo tiempo de proyección de la sección del concurso internacional. Mucho público nos ha felicitado por toda la programación en general e incluso personalidades de acreditada reputación, como los miembros del jurado o el propio Fernando Lara, exdirector de la Semana de Cine de Valladolid”.

Lara, tras recoger el premio Siñal Chicorrón concedido a la Academia de Cine, por el proyecto Cine y Educación, alabó el trabajo que, “con tan pocos recursos económicos y de personal hacen posible que salga adelante este festival, muy consolidado y reconocido internacionalmente en el género del documental etnográfico. Sinceramente, me he quedado gratamente sorprendido por la calidad de la programación y por la magnífica organización”. Asimismo, la Siñal d’Onor, la directora Patricia Ferreira, no dudó en aseverar que “Espiello no tiene nada que envidiar a ningún festival nacional o internacional y cuando digo a ninguno es a ninguno”. Agradeció “el trato exquisito y la profesionalidad del equipo de voluntarios, admirable, sin lugar a dudas”.

CAMPAÑA CALIAL

Así también, los miembros del jurado internacional mostraron con perplejidad la enorme afluencia de público, con una media superior a las 109 personas en las películas de la sección concurso, y de 183 en las proyecciones de las actividades paralelas. En este sentido, cabe destacar que los documentales Debajo del Monte Perdido, de Juan Carlos Somolinos, miembro de la Comisión Permanente, y la película de Gustavo Salmerón  Muchos hijos, un mono y un castillo registraron la mayor afluencia de público, con 350  y 340, respectivamente. Tras el lleno absoluto que consiguieron en el primer pase, la organización programó un segundo, ante la demanda de personas que no la habían podido ver. Juan Carlos Somolinos, residente en Boltaña, se mostró emocionado con el tercer documental que estrenaba en Espiello, fuera de concurso. “No podía imaginar que gustara tanto”. 

De la mano de la cinta de Somolinos llegaba la primera exposición de obra artística en la historia del festival, en la que han participado 10 artistas de Sobrarbe, que transformaron la tierra del embalse de Mediano en preciosas obras escultóricas, pictóricas y fotográficas.

A la exposición Debajo del Monte Perdido, coordinada por Somolinos, hay que sumar la muestra fotográfica de Ramón Azón Sobrarbe ayer y hoy, una comparativa de pueblos de la comarca de Sobrarbe con décadas de diferencia de los mismos lugares. Además de la obra de Ramón Azón aparecen algunas imágenes de Lucien Briet, Pepe Gracia o Ricardo Compairé que, en algunos casos permiten apreciar la evolución de hasta un siglo.

Ante la magnífica acogida de ambas muestras, Patricia Español, indica que “desde la Comarca de Sobrarbe vamos a intentar que viajen por nuestro territorio para que lleguen al mayor número posible de vecinos”. Entre las numerosas fotos se hallaba una, de autor desconocido, de la inauguración del Cine Álamo en Boltaña hace 50 años, que se ubicaba en el mismo lugar donde ahora se encuentra el Palacio de Congresos.

Por otra parte, el jurado internacional valoró la calidad de los 16 documentales finalistas y elogió el trabajo realizado por el jurado de preselección, que tuvo que visionar los 306 títulos recibidos desde 50 países de los 5 continentes. La deliberación del jurado, presidido por  Francisco Giner Abati, fue rápida y todos los premios fueron otorgados por unanimidad.

Los premios de esta edición también han recaído en un autor de Sobrarbe, Saúl M. Irigaray, por su primera película animada Lo Gorroroi, que consiguió el premio del concurso Agora x l’aragonés y en otro, también muy vinculado a la comarca, Arturo Méndiz, con una película rodada aquí, el documental El lápiz, la nieve y la hierba, con la que el director cosechó el premio Espiello Pirineos. Patricia Españal  indica que “es un orgullo que siendo un festival internacional se hayan premiado dos películas de la zona, indicador del potencial que tenemos en el Pirineo como plató de rodaje”.

Otro de los grandes logros de esta edición llegó con el nuevo formato de la gala de clausura, conducida por la periodista Mamen Pardina y animada por el mago Pepín Banzo y la música de Los Pies del Gato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.