Fin de semana grande de las Jornadas del Río Gállego

0
173

Las XVI Jornadas del Río Gállego han vivido su fin de semana grande con la Marcha de la Galliguera, la feria, con varias actividades y expositores, el descenso de nabatas, el homenaje al Justicia Emilio Gastón, comida popular y el rafting solidario. Todavía queda el 5 de mayo un acto, con excursiones y charlas sobre plantas medicinales y la exposición ‘La nueva cultura del agua: Memoria gráfica en pegatinas’, que será en Biscarrués.

 

200 personas han participado en la X Marcha por la Galliguera junto con una concurrida feria, dos de las actividades más destacadas de las Jornadas por el río Gállego. El entorno de los Mallos de Riglos, uno de los paisajes más espectaculares y pintorescos de la provincia de Huesca, la celebración de la Marcha por la Galliguera. Una andada popular, con marcado carácter festivo y reivindicativo, que un año más ha culminado con una comida popular en el refugio de Riglos. 200 personas tomaban la salida poco después de las 8,00 de la mañana, para completar uno de los 2 recorridos circulares, de 11 o 16 kilómetros. Excursionistas de Barcelona, Zaragoza, Logroño y Huesca, entre otros lugares, han disfrutado de una marcha adecuada para todas las edades, acompañados de los voluntarios que han ejercido también el papel de guías y embajadores del territorio.

 

La jornada del sábado acogió también la celebración de una feria tradicional, talleres y cata de pacharán y cervezas, así como cuentacuentos y otras actividades que se celebraron en las calles de Riglos.

 

Las Jornadas por el río Gállego, que cumplen dieciseis ediciones, nacieron con la vocación de homenajear y recordar la riqueza cultural, natural antropológica de la comarca, y de luchar contra la amenaza del embalse de Biscarrués, que destruiría gran parte del atractivo turístico y de desarrollo de la zona.

 

Este año es de destacar la gran cantidad de caudal que llevaba el río Gállego lo que ha requerido mucha habilidad y pericia por parte de los 12 nabateros: 7 en la nabata de tres trampos de Biscarrués, Murillo y Echo. En la nabata de dos trampos había 5 nabateros Biscarrués, Huesca, Murillo y Ayerbe.

 

Este emocionante descenso ha demostrado la consolidación de este referente turístico en la Comarca de la Hoya de Huesca, que ha contado de nuevo con mucho público tanto en la salida, como en el Puente de Murillo de Gállego como en la llegada en el puente Santa Eulalia. Posiblemente la llegada ha sido la más numerosa de las dieciséis ediciones, ada la gran expectación levantada por el espectacular caudal del río en los últimos días. Los coches han llenado toda la carretera y las playas aledañas para ver pasar las nabatas.

 

La climatología ha acompañado durante toda la jornada, con un tiempo fresco a primera hora y más calurosa conforme avanzaba el día, favoreciendo la presencia de un público que ha aplaudido y apoyado el trabajo de los nabateros durante todo el recorrido, agradeciendo su trabajo en estas duras condiciones. Además, la colaboración de la Confederación Hidrológica del Ebro ha sido muy importante para poder realizar el descenso con mayor seguridad.

 

Antes de la salida, el numeroso público que acompañaba a los protagonistas de la jornada ha conocido la historia nabatera del río Gállego, documentada desde la edad media, y ha podido conoce de cerca el trabajo realizado con los berdugos, barreros, remeras, acopladeras y trampos.

 

La nabata de tres trampos ha sido la primera en tomar la salida, por más tarde de las once de la mañana, y diez minutos después lo ha hecho la de dos. Ambas salidas han sido muy rápidas, con una buena toma de corriente que ha puesto a prueba la habilidad y el equilibrio de los nabateros. El público ha sentido de cerca el riesgo y la emoción que conlleva esta práctica.

 

Hay que tener en cuenta que cada trampo pesa más de una tonelada y hay que tener cuidado en su manejo para mantener el equilibrio y no poner en riesgo la seguridad de los nabateros y nabateras.

 

Ambas nabatas han pasado bien los dos pasos complicados anticipando con mucha distancia las maniobras pues el río iba muy rápido: debajo del puente de Murillo se ha realizado con pericia pese a la gran velocidad que han cogido al concentrarse la corriente por un canal estrecho de agua que se forma entre la cimentación del puente. El segundo paso conocido como «la  lavadora» complicado por el trazado del río con curvas y bloques de piedra caídos también se ha sorteado con destreza y mucha rapidez.

 

En ambos pasos y en otros lugares con más oleaje la nabata se hunde parcialmente remojando bien a los nabateros.

 

Pese a la rápidez del río los nabateros han estado astutos para poder parar las nabatas en la zona de «a barca» de Santolaria para cumplir con la tradición de una pequeña parada para reponer fuerzas en donde también numeroso público acompaña el almuerzo nabatero.

 

Para finalizar se ha realizado el último tramo con unos rápidos y una curva complicada en la zona del molinaz en la que también hay que esquivar la pilona del antiguo puente medieval conocido como «pontaz». La llegada por al Puente de Hierro abarrotado de gente que aplaudía y vitoreaba ha sido muy emocionante.

 

Las dos nabatas han realizado una vuelta pinta-coda que visualmente es muy atractiva y que supone un último esfuerzo nabatero.

 

La parada final en la playa aguas abajo del puente más inundada que en otras ocasiones también ha precisado de habilidad para parar.

 

La espera en el puente de Hierro y la salida ha estado amenizada musicalmente por el grupo os Gaiters d´a tierra plana que ha entretenido la espera.

 

En primer lugar ha llegado la nabata de dos trampos y poco después la de tres.

 

Al llegar se ha realizado el homenaje al justicia de Aragón Emilio Gastón, fallecido hace tres meses, a su viuda Mª Carmen se le ha entregado un ramo recordando el amor de Emilio y su compromiso por un río Gállego vivo.

 

A la llegada a la playa los familiares han abrazado efusivamente a los nabateros y tanto vecinos de la zona como público han podido fotografiarse y felicitarlos en persona por el buen descenso realizado.

 

Este rato se ha alargado más de una hora pues muchas eran las personas que querían llevarse este recuerdo en forma de fotografía.

 

Una comida de doscientas personas, incluidos diputados en las cortes aragonesas y nacionales en Biscarrués de convivencia y celebración del éxito tanto del descenso de nabatas como de las Jornadas del río Gállego ha puesto el broche de oro a estos intensos días en la Galliguera.

 

Destacar que han participado en las tareas de montaje vecinos del río Aragón, de Artieda, que planean realizar un descenso de nabatas, como se realizaba en el pasado en su tramo fluvial.

 

El lunes 23 se han  recogido las nabatas del río Gállego en la playa del puente de Hierro de Santolaria de Galligo. A lo largo de la mañana los nabateros han ido separando los trampos y con ayuda de un tractor y remolque las han trasladado al sencillo ecomuseo de Biscarrués, integrado en el sendero botánico del río Gállego donde pueden verse durante todo el año.

Por la tarde varias decenas de personas han participado en el rafting fluviofeliz que el tiempo ha respetado sin llover e incluso saliendo el sol

Personas niños, jóvenes y mayores de la Galliguera, Huesca y otras partes de Aragón han puesto broche final a este puente disfrutando del descenso por las aguas, hoy bravas y en otras temporadas tranquilas del tramo bajo del río Gállego en la Galliguera.

Desde Murillo hasta Santolaria han disfrutado del río desde dentro, pasando por debajo del puente de Murillo y el paso de la lavadora.

Además de regalo se han hecho tres km que normalmente no se comercializan hasta Erés, donde el río se abre con un paisaje boscoso impresionante. Tanto las empresas como sus trabajadores colaboran de esta forma con las jornadas y en la defensa del río Gállego que es su motor económico. Una oportunidad para conocerlo mejor y así defenderlo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.