La marea verde invade las calles grausinas

0
126

Desafiando unas agoreras previsiones meteorológicas, alentadas por las intensas lluvias caídas en la madrugada y por los densos nubarrones con que amaneció la localidad, centenares de grausinos se sumaron un año a la gran fiesta de concienciación y compromiso ciudadano en que se ha convertido la Carrera-Marcha Solidaria Contra el Cáncer que se celebraba este domingo en la villa ribagorzana.
Las lluvias previstas retrajeron a algunos vecinos en su intención de tomar parte en la carrera pero otros muchos decidieron hacer frente a los posibles chubascos y participar en una jornada que supone siempre una muestra de apoyo público a los afectados por el cáncer y sus familias. Finalmente, los inscritos fueron 974, muy cerca de los mil que se había planteado la organización como objetivo, que tuvieron el premio añadido de que conforme fue avanzando la mañana se iban retirando las nubes hasta dejar una jornada típicamente primaveral, con unas temperaturas muy agradables que se sumaron al ambiente festivo que imperaba en las calles grausinas.
Gentes de todas las edades, en su mayoría vecinos de los distintos núcleos del municipio pero también procedentes de otras localidades próximas quisieron sumarse a esta iniciativa solidaria convocada por la Junta Local de la Asociación Española con la intención de concienciar a la población sobre los efectos, incidencia y tratamientos de la enfermedad y de recaudar fondos con los que apoyar el trabajo de la Asociación.
La aportación económica de los 974 inscritos permitió recaudar casi 8000 euros –que se incrementarán con diversos donativos y aportaciones -, una cifra que ha sido excelentemente valorada por los organizadores y que, como novedad, este año se destinará íntegramente a colaborar con el proyecto de estudio para conocer los mecanismos de la metástasis de la leucemia linfoblástica aguda en adultos y niños que realiza en el Hospital del Mar de Barcelona el equipo de la doctora Ana Bigas.
La Plaza Mayor grausina fue el punto de encuentro de los distintos actos previos a la carrera organizados este año. Ataviados con la camiseta verde esperanza facilitada por la organización, los participantes fueron llegando en un goteo incesante. Muchos de ellos para formalizar una inscripción de última hora ya que la secretaría de la carrera estuvo abierta hasta momentos antes del inicio de esta marcha solidaria que recorrió buena parte del casco urbano grausino y el contiguo Paseo del Ésera para completar un circuito de unos tres kilómetros y medio que los más decididos y en mejor forma cubrieron en un suspiro y que otros muchos se tomaron con más calma para disfrutar de una jornada que se convirtió en una auténtica fiesta de la solidaridad y de la participación ciudadana.
Previamente, un multitudinario “zumba” en la Plaza Mayor había servido para estirar los músculos de muchos de los inscritos. Numerosas entidades públicas y privadas apoyaron esta cita que concluyó con el ofrecimiento de un aperitivo a los corredores y con el sorteo de gran cantidad de regalos ofrecidos por los colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.