Una jornada montañera para estrenar un GR 11 convertido en sendero turístico y con un mejorado trazado por los lugares más emblemáticos del Pirineo

0
188

Tres excursiones por el collado del Bozo, Foratón o la plana Mistresa han sido la forma de celebrar, cuarenta años después de su primer marcado, el renovado trazado, condiciones y señalización del GR 11. La conocida como Senda Pirenaica es la referencia del senderismo pirenaico y una de las más transitadas de cuantas recorren la provincia, con cerca de 250 kilómetros que atraviesan los parques de Valles Occidentales, Posets-Maladeta o el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido entre prados de alta montaña, frondosos bosques, ibones, espectaculares collados y curiosas formaciones geológicas en un trazado que también acerca la cultura tradicional ligada a la ganadería y cómo se vive en los pueblos altoaragoneses.

A los pies del Bisaurín y con epicentro en los llanos de Lizara, la jornada senderista de este fin de semana ha reunido a más de 150 personas del mundo de la montaña aragonesa con quienes han estado la diputada de Desarrollo Territorial y Medio Natural de la DPH, Maribel de Pablo, y el presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo, Luis Masgrau, tras haber puesto fin a los trabajos llevados a cabo durante los últimos cuatro años para adecuarlo como sendero turístico de Aragón.

Este proyecto de largo recorrido ha supuesto una nueva señalización, distribuir las 14 etapas de manera que al final de cada una el caminante cuenta con un lugar donde alojarse y la adecuación de nuevos tramos, el más relevante es precisamente el camino que ahora transita por el refugio de Lizara, el valle de los Sarrios hasta el paso de la Oreja. También hay novedades en la variante GR 11.1, que ahora enlaza con la ruta principal en el llano de Tacheras y Canal Roya y nuevos recorridos circulares por el parque de los Valles y el pico Aspe.

 

Junto a Maribel de Pablo y Luis Masgrau, en los actos de Lizara también han participado el alcalde de Aragüés del Puerto, Ángel Casajús, en cuyo término municipal se ubica el refugio, así como el alcalde de Jasa, José María Miranda, la presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán, el gerente de Prames, Sergio Rivas, y otros miembros de la FAM y de clubes de montaña como Lo Bisaurín y Asamun. Desde todas estas entidades han ayudado a organizar la jornada senderista en la zona de los Valles Occidentales, cuyas principales actividades económicas son la ganadería y el turismo de naturaleza.

 

Septiembre, fecha prevista para finalizar el refugio de Llauset

Para la responsable de Desarrollo Territorial y Medio Natural, Maribel de Pablo, es un hecho importante porque “vemos en estas actividades la forma de ir generando nuevas economías para las zonas por las que pasa”. También se refiere al creciente turismo de
naturaleza, “y en este caso estamos hablando del sendero más popular y el que une todos los refugios del Pirineo”. A este respecto, Maribel de Pablo ha adelantado que está previsto que en el mes de septiembre culminen las obras del segundo edificio del Cap de Llauset “que cerrará este GR 11 en la parte más oriental del Pirineo”, resalta.

 

Más de 250.000 euros ha aportado la Diputación Provincial desde 2014 a la mejora y adaptación de la conocida como Senda Pirenaica. La última financiación importante fue el año pasado para el tramo que va desde San Nicolás de Bujaruelo hasta Parzán, en Sobrarbe. En esta parte del GR se puede disfrutar, entre otros lugares emblemáticos de la provincia, del valle de Ordesa, el refugio de Góriz, y el de Pineta, y los llanos de Lalarri y Pietramula, y se ha creado una variante que pasa por la faja de las Olas para acortar la ruta principal. En total, han sido 500.000 euros porque la DGA también ha colaborado económicamente en este proyecto gestionado por la Federación de Montañismo.

 

El 70% del turismo vinculado al senderismo, según los datos de la FAM

Su presidente, Luis Masgrau, explica que ha supuesto un lavado de cara a un sendero “que es referente nacional y también europeo atravesando collados de altitud importante y acercándonos a grandes picos”, en estos términos se expresa Masgrau, quien también ofrece algunos datos, como el hecho de que el 70% del turismo que llega a Aragón está relacionado con la práctica del senderismo “y de media calculamos que el gasto por visitante es de unos 59 euros”, apunta.

 

Para Masgrau, los senderos balizados y refugios “son una garantía para la práctica  deportiva” y señala que con las actuaciones que se han realizado en el GR 11 “cada 6 ó 7 horas habrá un refugio”. Toda la adecuación de la Senda Pirenaica enlaza, según el presidente de la FAM, “con los temas de prevención y seguridad y se ofrece información más completa al caminante”. Ahora todos los postes en los principales cruces y puntos estratégicos indican la distancia hasta el siguiente punto y el final de etapa, en kilómetros y tiempo; así como otros posibles datos de interés según el sistema MIDE.

El GR 11 atraviesa Huesca en 14 etapas que suman 248,5 km. Sobre la ruta principal en cuatro puntos se ofrecen recorridos alternativos, variantes, que suman 126,9 kilómetros más porque enlaza con el GR 19 (Senderos de Sobrarbe), el GR 18 (Senderos de La Ribagorza), GR 15 (Senda Prepirenaica) y la variante del GR 65.3 (Camino de Santiago). Este sendero, homologado por la FEDME, va más allá de los límites provinciales porque atraviesa los Pirineos desde el mar cantábrico (Irún), al mar mediterráneo (Cap de Creus).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.