Miguel Gracia defiende en Badajoz impulsar un turismo de interior contando con los embalses

0
49

A lo largo de dos días se trabaja desde Badajoz para conseguir un análisis general del rendimiento económico de los embalses para los territorios, con la participación de alrededor de 200 personas y ponencias que reúnen a representantes institucionales de todo el país, empresarios y otros agentes vinculados a la gestión del agua. El Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, ha apostado por un cambio en la gestión de los embalses, “hay que modificar las normas que en el medio rural hacen imposible generar desarrollo”, ha puesto de manifiesto este mediodía en el encuentro promovido por la Federación nacional de asociaciones y municipios con centrales hidroeléctricas y embalses.

 

En la localidad pacense de Castuera se quiere poner la primera piedra para avanzar en el desarrollo social, económico y demográfico sostenible de estas zonas que están en franca regresión. En este terreno, Miguel Gracia defiende la “necesidad de planes ordenados de desarrollo” para controlar la expansión e ir más allá del riego, de cara -ha dicho- “a impulsar el turismo de interior” y se ha referido, en el caso de la provincia, a la explotación que se realiza, por ejemplo, de Barasona, Búbal, El Grado, Canelles o el plan director que ya se ha iniciado en San Salvador.

 

Los participantes llegados de diferentes provincias españolas, entre ellos una decena de alcaldes altoaragoneses, están exponiendo experiencias innovadoras de turismo rural o deportes de aventura pero sobre todo temas ambientales, turismo rural y deportes de aventura, pero sobre todo se habla de la regulación del uso del agua, de aspectos medioambientales y tributarios o de la legislación ambiental y de su interés por armonizarla. Una de los temas de debate ha sido el papel de los movimientos y asociaciones municipalistas rurales, en una mesa donde también han participado Francisco Boya, presidente de esMontañas, Rosendo Fernández, vicepresidente de la Diputación de Ourense, y Ana María
Romero, alcaldesa de la localidad cordobesa de Montoro. Todos ellos han coincidido en una reivindicación, la de promover políticas de desarrollo de las zonas rurales que se encuentran alrededor de embalses y llegar al equilibrio necesario con el mundo urbano.

 

De la jornada de hoy surge la “necesidad de consensos” y “trabajar en intereses comunes” con la idea de “cambiar o flexibilizar las normativas”. Para Miguel Gracia, “son necesarias las asociaciones y lobbies de presión para dar voz a la población” y pone como ejemplo las que han surgido recientemente en la provincia en torno a los espacios naturales protegidos, los pueblos de colonización y principalmente la Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés (ADELPA), que surgió precisamente ante la problemática hidráulica y después de más de dos décadas de trabajo “ya se cuenta con esta entidad en los procesos de varias cambios legislativos autonómicos, como ha sido el caso de la directrices de ordenación territorial, la ley de montes o la de aguas”.

 

De una actuación coordinada en el Pirineo aragonés liderada por Adelpa llegaron cerca de 50 millones de euros a la provincia para paliar la carencia estructural de los abastecimientos a poblaciones, pese a tener las cabeceras de los ríos y soportar grandes embalses e infraestructuras de transporte. En estas jornadas inauguradas por la presidenta de la Federación y también de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, acompañada de otras autoridades locales, también han podido conocer cómo ha ido adquiriendo categoría de reivindicación social en el territorio altoaragonés la aspiración a la reserva energética y todos los pasos legislativos que se piden para compensar a los territorios por las afecciones y costes que sufren y han sufrido en la explotación de sus recursos naturales, principalmente los hídricos.

 

Barreras al desarrollo

Desde Badajoz, el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, ha vuelto a reclamar un proceso de simplificación administrativa y burocrática, y de revisión legislativa porque “no sirven para la precaria realidad rural y suponen verdaderas barreras al desarrollo de unos territorios de por sí frágiles”, según ha dicho son preceptos legales de imposible cumplimiento para territorios despoblados, empresas descapitalizadas y autónomos con ideas pero sin apoyo.

Junto a los representantes de la DPH y alcaldes de la provincia, otros altoaragoneses como Aurelio García, director de la Escuela de Negocios del Pirineo (ESNEPI), y Ricardo Buil, director de centraldereservas.com, han presentado casos de éxito en un turismo de interior que quiere aprovechar el entorno de los embalses como motor económico. También están en Castuera Rafael Romeo, por parte de la Confederación Hidrográfica del Ebro, y José María Agullana, quien ejerce como secretario general de la Federación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.