Un rayo de luz en el pueblo más pequeño, Senés. Y Valfata resiste

0
565

Senés crece. Tres vecinos que en cualquier otro lugar hubieran pasado desapercibidos han llevado a Senés una gran alegría. Senés, el municipio más pequeño de Los Monegros, se resiste y lucha por conservar su historia y su ayuntamiento. Pilar Allué, alcaldesa, afirma: “mantener el Ayuntamiento nos permite disponer del dinero sin depender de nadie. Contamos con poquísimos recursos, pero la gestión es nuestra. Hay que intentar que alguien del pueblo esté al frente del Ayuntamiento”. Además, sigue en vigor el trabajo vecinal. “Limpiar el depósito una vez al año, el cementerio… nos lo hacemos nosotros y el Ayuntamiento invita a un almuerzo. Hay que decir que los vecinos son muy voluntariosos”. Y de pareja de Senés, Valfarta, el otro ayuntamiento propio más pequeño. Alberto Labrador, como Allué lleva dos mandatos de alcalde. Ambos coinciden “no se valora este trabajo que nos cuesta tiempo y dinero”. Las gratificaciones llegan de la mano de saber que con tu esfuerzo (y de quienes te ayudan) mejora el pueblo, pero también, como apunta Labrador: “el trato con los vecinos es demasiado cercano. Y hay gente de todas las maneras. A alguien siempre le parecerá mal lo que haces y no por temas políticos”.

El futuro se ve gris oscuro. Allué se sincera: “Yo soy optimista, pero tenemos muy poco futuro. Yo trabajo en Huesca… Falta empleo, falta industria”. Labrador explica que en las comunidades que nos rodean (Navarra, Cataluña) se optó por un modelo más descentralizado de industria “en Aragón ¡todo en Zaragoza! y no se reparte. Aquí se hace imposible vivir. Además, a nivel burocrático, de Ayuntamiento, es una locura”. El padrón de Senés se estanca en los 46 vecinos, el de Valfarta en 66. Y Allué remata: “todo el día en el coche… pero me gusta vivir en un pueblo ¡qué le voy a hacer!”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.