El puente del congosto de Montrebei presenta más afecciones de las previstas

0
149

La revisión realizada el pasado lunes en el puente peatonal que salva el desfiladero de Montrebei sobre el Noguera Ribagorzana, en el Camino Natural de Montfalcó, ha revelado que existen más daños en su estructura y anclaje de los previstos por lo que se está estudiando la realización de una rehabilitación integral de esta estructura en un breve espacio de tiempo. El informe de los técnicos que realizaron la revisión apunta que, además de los tornillos y clavijas de la base de la pasarela, también están tocadas las sirgas verticales, que están perdiendo su verticalidad.
Mientras se buscan las vías de financiación para los proyectos sobre la actuación necesaria –que serán llevados a cabo por una empresa externa- y los posteriores trabajos, unos técnicos de la empresa Prames tienen previsto desplazarse este viernes y sábado a la zona para llevar a cabo una reparación provisional de las partes del puente afectadas que permita una pronta reapertura del Camino.
El alcalde de Viacamp, Alfredo Pociello, confirma esta situación y señala que los trabajos de las próximas horas van a consistir en el cambio de la mayor parte de los tornillos que sujetan la base de la pasarela y la sujeción de las clavijas en la zona en cuyo desprendimiento hizo saltar las alarmas y motivó el cierre del paso. «Pero hemos constatado –señala- que es necesaria una actuación integral porque buena parte de las roscas de los tornillos y de las clavijas estçán machacadas y se hace imprescindible necesario buscar alternativas más duraderas». El edil recuerda que el Camino, y por consiguiente el puente, soporta muchos días el paso de más de dos mil personas «y ello genera una fatiga en los materiales porque, además, muchos saltan en la pasarela y se balancean en la pasarela para hacer se la foto, incrementando las vibraciones y generando fatiga de material».
El camino natural de Montfalcó al Congosto de Montrebei tiene un itinerario lineal de 4 kilómetros de longitud y se abrió hace cinco años. Se adentra en una de las zonas más atractivas del valle del río Noguera Ribagorzana, frontera natural entre Aragón y Cataluña, a su paso por la Sierra del Montsec para conectar, ya en la provincia de Lérida, con el sendero histórico de gran recorrido GR-1, en el tramo entre el Vall d’Ager y Puente de Montañana.
Hay dos pasarelas peatonales. Una de ellas, de 83 metros de longitud, permite ascender unos 33 metros en vertical; la otra, con un desarrollo de 62 metros en horizontal, cuenta con un desnivel en roca de unos 50 metros. Para salvar el río, en la cola del embalse de Canelles, se construyó el puente colgante, sujetado por dos pórticos metálicos, uno en la orilla aragonesa y otro en la catalana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.