Por Lola García Casanova
Ángel Bierge no es ningún desconocido para los monegrinos. Desde hace muchos años, con su familia, en especial su mujer Mari Paz Serrano impulsa la Asociación Qdca Astronomía Grañén (Qdca significa ¿quién dijo que la ciencia es aburrida?). Su objetivo: la divulgación y promoción de la ciencia, la tecnología y la educación medio ambiental, haciendo hincapié principalmente en la astronomía, las ciencias ambientales y la ingeniería. Y lo hacen para todos los públicos, aunque trabajan más las edades escolares.
Desde hace unos meses colabora con la Comarca de La Hoya y también con las bibliotecas del Somontano de Barbastro.

 

-Veo en su almacén elementos para realizar juguetes con material reciclado y con explicación científica. ¿De dónde viene la idea?

-¿Sabes qué es tener muchos sobrinos y que se acerquen los Reyes Magos? Todos los años organizamos una comida familiar para esas fechas así que nació casi por necesidad. En la familia gustó mucho y nos animaron a seguir, sobre todo, alguno que se dedica a la enseñanza. Los niños, encantados, esperan estos juguetes con verdadera ilusión.

-Y de ahí los talleres.

-No los fuimos a buscar, ese hijo llegó solo, pero una cosa llevó a otra. Con los talleres aunamos varios propósitos que a mi mujer, Mari y a mí, siempre nos han interesado. Por una parte una labor divulgativa y de promoción. Con la astronomía y con todo lo que llevamos a cabo. Ahora ofrecemos talleres de ingeniería, de medioambiente, de construcción de relojes solares y contamos con un museo itinerante sobre ciencia.

-¿De dónde salen las ideas?

-Muchos juegos se nos ocurren a nosotros, otros nacen de los errores de otros y también hay juegos que se les ocurren a otros, pero no tienen muy claro cómo hacerlos realidad.

-Su agenda estará repleta.

-Colaboramos con la comarca de La Hoya y el Somontano ¡y con quien nos llame intentaremos buscar hueco! Llevamos nuestros talleres a los colegios y también a los municipios. En todo esto ha funcionado el boca a boca. Y en este periplo nosotros hemos aprendido también mucho. Por ejemplo, la calidad del taller es inversamente proporcional al número de participantes. Con más de 20 personas, es complicado. Además, como conocemos cada vez más las reacciones del público vamos mejorando.

-Ustedes sacan para gastos ¿Qué les mueve?

-La misión de divulgación y lo gratificante que resulta trabajar con los chavales. Además, buscamos la implicación del adulto, que colaboren niños y mayores. Se tiende a aislar al niño en sus actividades, se usan los talleres como `aparca críos´ y observamos cómo el niño se motiva mucho más cuando hay un adulto de la familia a su lado. Queremos que las generaciones trabajen juntas porque todos van a disfrutar un montón.

-No se ha perdido la capacidad de asombro en la infancia.

-La sorpresa no está apagada, sigue existiendo la curiosidad. Pero pensamos que ahora a los niños se les veda-no de forma consciente-el cordón con la naturaleza que es de dónde emergen las preguntas. Las estrellas, el sol, las estaciones… todo está en la naturaleza. Utilizamos el GPS pero ¿cuál es la base del GPS? Es como construir un reloj solar, es una verdadera escuela.

A los niños no hay que dárselo todo hecho, de nuestros talleres volverán a casa con muchas preguntas.

-Ángel, usted ha estudiado algunos cursos de ingeniería industrial y ahora ciencias medioambientales.

-Y de todo eso me voy enriqueciendo. Aunque no he dejado la astronomía. Vivimos en un entorno privilegiado para observar el cielo y sigo ayudando a construir telescopios de forma artesanal, incluyendo la óptica, que la hacemos nosotros mismos.

-En todos estos años de aprendizaje y de trabajar con sus manos asuntos de ciencia… ¿ha habido algo que se le ha resistido?

– Sí, una cédula termosolar porque el reto es que funcione utilizando materiales de uso común. Cuando diseñas, el desafío se asume en casa. La ingeniería no se aprende en la Universidad sino en la vida diaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.