Los belenistas grausinos abren al público su monumental Nacimiento

0
135

En un muy concurrido acto amenizado por el coro infantil de la Escuela de Música y con la presencia de las autoridades civiles y religiosas de la localidad, la Asociación “Grupo Belenista” de Graus inauguraba este miércoles su último montaje, tan espectacular como los precedentes.
Una instalación que presenta en esta ocasión, en la que es su decimoséptima edición, algunas novedades con respecto a años anteriores empezando por su emplazamiento –en una sala contigua del Centro Deportivo a la que era su instalación habitual en las últimas temporadas- y siguiendo por la configuración del montaje que es ahora lineal frente a la anterior estructura más compacta.
No obstante, mantiene en sus más de 110 metros cuadrados de superficie una escenografía similar con los diferentes ambientes que caracterizan este conjunto belenista grausino – el entorno de Belén, la ciudad de Jerusalén y el paisaje egipcio- vertebrados por diversas corrientes de agua y preserva otra de sus señas de identidad con la recreación de las gentes, los tipos y los ambientes de la época en que nació Jesús.
Más de mil figuras humanas y animales, muchas de ellas articuladas y con movimiento, dan vivacidad y riqueza a los escenarios de este Belén que se puede visitar en las citadas instalaciones del Centro Deportivo, en la calle Valle de Arán. Los juegos de luces y de sonido tienen también un gran protagonismo en este Belén que presta una exquisita atención al detalle y que requiere de una atenta observación que depara en cada nueva visita el descubrimiento de detalles inadvertidos.
Merece la pena detenerse en la cuidada escenografía con casas, palacios, fortificaciones, talleres de los más variados oficios, huertos y cultivos diversos y los ríos Jordán y Nilo como vértices del hilo narrativo de un Nacimiento que juega muy acertadamente con las perspectivas y los volúmenes.
Cabe destacar que, excepto las figuras, todos esos elementos que singularizan el Belén grausino están realizados por los belenistas tras muchas horas de trabajo altruista: las montañas, de arpillera y escayola, más numerosas que nunca; las casas, muros, vallas, carros, mesas y otros múltiples detalles, con porexpan; las palmeras de papel maché, y las cestas de liza y alambre. También hay vasijas y utensilios de arcilla y cielos pintados, luces que se encienden y apagan en función del momento del día, corrientes de agua e infinidad de pequeños detalles que hacen de este Belén una permanente sorpresa.
Integrante de la Ruta del Belén de Aragón, el Nacimiento grausino estará abierto al público hasta el 6 de enero de lunes a sábado de 17 a 20 horas y los domingos y festivos de 12 a 14 y de 17 a 20 horas con entrada libre y gratuita.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.