La Comarca de la Jacetania elabora un estudio para mejorar la calidad de vida de los mayores

0
139
María Dolores Rodríguez y Ana Mª Fernández, del Gabinete social AFER; Montse Castán, presidenta de la Comarca de la Jacetania, y Miguel Angel Giménez, consejero comarcal de Acción Social de la Jacetania.

Un total de 3.734 habitantes de la Jacetania tienen una edad entre 65 y 80 años, siendo un 21,19% de la población. Para conocer sus necesidades y mejorar su atención, la Comarca de la Jacetania ha elaborado un Estudio de necesidades, que se traducirá en la estrategia que seguirá el ente comarcal para mejorar la atención a las personas mayores del territorio.

 

La presidenta de la Comarca de la Jacetania, Montse Castán, destacó en la presentación del Estudio, que se trata de “detectar las necesidades de los mayores que viven en los pueblos y que quieren seguir viviendo allí y tratar de ofertar servicios o implantar acciones para mejorar su calidad de vida. Que la gente mayor tenga las mismas oportunidades en el medio rural que en el urbano”.

 

El consejero comarcal de Acción Social, Miguel Angel Giménez, afirmó que esta iniciativa es una más para intentar luchar contra la despoblación y que va a servir para mejorar la prestación de servicios a personas mayores en la Comarca, como la teleasistencia, que es utilizada por el 8% de la población, o el servicio de ayuda a domicilio, que atiende al 10% de los mayores de la Jacetania.

 

El Gabinete Social AFER ha sido el encargado de elaborar el Estudio. Ana María Fernández y Mª Dolores Rodríguez, Trabajadoras sociales de dicho Gabinete, explicaron que se entrevistó a un total de 474 personas mayores de 60 años, que residen en 36 pueblos de la Jacetania, excluyendo Jaca del estudio, ya que se trataba de ver las necesidades de los mayores en el medio rural.

 

El objetivo de este Estudio es la programación y planificación de la estrategia para la atención a las personas mayores, intentando mejorar las atenciones que se ofrecen a este colectivo, y en especial a las personas que viven solas, desde el sistema público de servicios sociales.

 

Según el estudio, las personas mayores de 60 años que viven en los municipios analizados son activas, cuidan de su salud, hacen ejercicio y mantienen una buena red de contactos familiares con los que practican todo tipo de transferencias de cuidados y ayudas. Se trata de un grupo social bastante satisfecho con su vida actual. La situación se complica a partir de los 80 años (entorno al 20% de la población mayor), donde se da un perfil de mujer, con pocas redes sociales y familiares, problemas de accesibilidad en las viviendas y que realizan pocas actividades de tiempo libre.

 

Desde el análisis e identificación de áreas de mejora en la atención a los mayores que viven en zonas rurales de la Jacetania, surgen la necesidad de desarrollar nuevos servicios de proximidad entorno a dos áreas básicas de actuación: La Atención a los mayores en situación de dependencia y a sus familias cuidadoras y el Fomento de la participación social de las personas mayores en sus comunidades.

 

Una de las estrategias clave debe ser el acercamiento de los servicios a las zonas rurales y la mejora de los medios de transporte existentes. Se propone también la creación de un servicio que oriente a los mayores sobre la toma de decisiones entre los 55 y 65 años para adaptar su vivienda de cara a sus necesidades futuras, mejorar el transporte sanitario, divulgar los servicios y recursos que prestan los Servicios sociales en el medio rural, poner en marcha programas que favorezcan el envejecimiento activo o acercar los servicios de peluquería y podología a los núcleos que carecen de ellos y que son demandados por la población mayor.

 

Igualmente se ha detectado la necesidad de un servicio de acompañamiento, ya que muchas de las personas mayores viven solas y manifiestan su necesidad de “tener con quién hablar un rato”. Y un servicio para prestar apoyo y agilidad en gestiones administrativas.

 

Otro punto importante es el apoyo a las familias y cuidadores no profesionales, con propuestas que pueda garantizar que las familias dispongan de un conjunto de apoyos diversos y flexibles que integren información, formación, asesoramiento y servicios de respiro.

El estudio concluye afirmando que “la creación de nuevos servicios de atención a personas mayores genera nuevos empleos, contribuyendo con ello a activar la economía y a fijar población en la zona. Por ello, los servicios sociales de proximidad en las zonas rurales se convierten en un claro elemento de dinamización del mundo rural”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.