Por M.B.

Muy temprano, Lucía Usieto, se encamina a su empresa, La Replazeta, para meter las manos en harina sin gluten durante horas. Con los primeros rayos de sol, las calles cercanas se inundan del olor inconfundible a repostería recién hecha. Tartas, cupcakes, galletas decoradas y cakepops, además de productos para el día a día como galletas tipo cookies, bizcochos, tartas de manzana, tartas de queso, etc. han convertido a San Lorenzo del Flumen en el paraíso para los celíacos.


La pasión por crear pastelería sin gluten comenzó en Lucía Usieto hace 10 años, “me diagnosticaron intolerancia al gluten y empecé a hacer pruebas con dulces para obtener deliciosos sabores”, y esta pasión ha culminado con la creación de la Replazeta, “me quede sin trabajo y después de buscar mucho tiempo en los Monegros, decidí montar mi propio negocio”, explica esta joven emprendedora que con mucho valor compró una casa en su localidad y ha montado dos obradores, uno para la pastelería sin gluten y otro para elaboraciones con harina de trigo, “también he adquirido formación tanto de nuevas tecnologías como de pastelería”, añade.

La Replazeta, “la he denominado así porque se ubica en la plaza que todos llamamos así, y con Z, porque es más aragonés”, consta de unas instalaciones con una oficina, donde recoge y entrega los pedidos y los dos obradores, completamente separados para evitar contaminaciones, “no se trata de una pastelería abierta como tienda, la idea es crear una logística con distribuidores en distintos puntos de venta, si bien también está enfocado a clientes particulares”, señala Lucía que también presenta su web, www.dulceslareplazeta.es con un blog asociado y venta por teléfono 680620692, WhatsApp y por email: info@dulceslareplazeta.es, además de estar en todas las redes sociales.
Esta joven emprendedora es muy consciente de donde se ha metido, “vi la oportunidad de comprar una casa en San Lorenzo del Flumen y me lance para hacer en mi pueblo los obradores”, si bien destaca los apoyos que ha recibido, “tanto por parte del ayuntamiento como por el Ceder Monegros, sin ellos no creo que hubiera podido hacer realidad mi sueño”.

kia banner julio

Amasando bizcochos, tartas y una gran variedad de dulces…a base de pruebas y errores, hasta dar con los ingredientes de calidad que aportan a sus recetas artesanales un sabor insuperable, “llevo 10 años experimentando e investigando y también he comprobado que la oferta en esta zona para los celiacos es muy escasa por lo que aporto mucha variedad y mucha calidad ya que mis dulces son muy buenos”. Como productos estrella subraya las tartas de distintos sabores, las magdalenas o muffins, brownie de chocolate, “dependiendo de la demanda me iré adaptando pero me encanta crear productos nuevos, innovar con mucha creatividad”, dice la profesional y artesana pastelera.
Cuando le preguntamos al alcalde de Lalueza y los núcleos pedáneos de San Lorenzo del Flumen y Marcén, Armando Sanjuan, se muestra entusiasmado con la apertura de la Replazeta, “apoyamos a Lucía desde el principio, animándola y agilizando todos los trámites municipales porque no solamente es abrir un negocio en nuestro pueblo, además se va a quedar a vivir aquí creando una nueva familia, y eso hoy debemos de valorarlo”. Para Sanjuan se trata de un proyecto arriesgado, “pero tiene mucha ilusión y vamos a seguir apoyándola siempre, de hecho para el día de San Jorge que es el Día de Convivencia de los tres pueblos y que este año lo celebramos en San Lorenzo del Flumen, ya le hemos hecho un pedido, porque todos queremos probar estos excepcionales dulces”.

Desde el Ceder Monegros, su gerente, Pilar Machín, afirma que el proyecto les sorprendió por innovador, “es un hecho probado que cada vez hay más personas con intolerancias y este tipo de proyectos ayudan a que en el mundo rural la gente que tiene estas necesidades no se tengan que desplazar”, explica Machín sobre este emprendimiento que aporta, “dinamización a los pueblos, que emprendedoras y jóvenes como Lucía decidan quedarse en su pueblo para abrir su empresa es una gran noticia para poner freno a la despoblación”.
Porque está muy claro, el emprendimiento rural o «neorruralismo» es más que una moda, se ha convertido en la tabla de salvación de muchos pequeños municipios y de los valores naturales que integran para evitar «que la vida rural se agote».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.