Pirineo literario, una nueva forma de acercarse al espacio pirenaico

0
253

Partiendo de la base de una idea y un posterior trabajo iniciales de Felisa Ferraz, de la librería El Estudiet de Benasque, la Asociación Guayente y la Escuela de Negocios del Pirineo, ESNEPI, están desarrollando en las comarcas de Ribagorza y Sobrarbe un muy interesante proyecto de turismo cultural que, bautizado como “Pirineo literario”, ha recibido la aprobación y financiación de los proyectos LEADER a través del CEDESOR.
La iniciativa aboga por una doble promoción de la lectura y de la creación de rutas literarias centradas tanto en los literatos y su experiencia en el territorio como en los personajes de sus obras o los escenarios por los que transitan. «Existe una tradición anglosajona muy arraigada de acercarse al universo de los escritores y este proyecto persigue adecuar esa realidad a nuestro entorno y a nuestra realidad», comenta Felisa Ferraz abundando en que “Pirineo literario” pretende dar solución a la necesidad de unos servicios turísticos sostenibles que asuman nuevas vías de recuperación del patrimonio y de la promoción cultural en Ribagorza y Sobrarbe y, con posterioridad, en el resto de comarcas pirenaicas.
Como objetivos principales, sus promotores se plantean crear valor económico a partir de los recursos que ofrece el patrimonio literario existente en las dos citadas comarcas, contribuir a la difusión y conservación del patrimonio literario pirenaico y crear un modelo de turismo cultural sostenible que contribuya a la desestacionalización y a la descentralización de la oferta de ocio. «Se trata de promover una serie de iniciativas que atiendan las demandas tanto de los visitantes como de los habitantes actuales del Pirineo, desde una mejor coordinación y comunicación de las acciones ya existentes y desde la propuesta de otras nuevas», comenta Ferraz.
Algunas de estas actividades a desarrollar pasan por la localización de las actividades relacionadas con el patrimonio literario existentes en ambas comarcas -rutas literarias y culturales, ferias del libro, clubes de lectura y demás propuestas que puedan ligarse a la demanda, cada vez más frecuente, de un turismo basado en la experiencia y el interés por conocer la cultura local-, la creación de una red que comunique a los agentes culturales implicados como son los bibliotecarios, libreros, técnicos culturales y turísticos, la formación destinada a dichos agentes culturales en pro de una mejor comunicación y difusión de la oferta existente, una mayor coordinación entre promotores culturales para crear sinergias que potencien lo que ya se hace y generen otras o la puesta en marcha de un modelo económico que garantice la aportación de valor al territorio y la sostenibilidad del propio modelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.