Animada inauguración de la Fira de Sant Medardo

0
138

En una muy agradable tarde que invitaba el paseo y a la charla vecinal, la inauguración y el desarrollo de la primera jornada de la trigésima edición de la popular Fira de Sant Medardo de Benabarre arrancó ayer con un remarcable apoyo del público. Desde las cinco de la tarde, momento en el que se procedía al preceptivo corte de la cinta dando por inaugurado oficialmente el certamen, centenares de benabarrenses y de gentes llegadas desde otros muchos rincones de la comarca aprovecharon la bonancible meteorología primaveral y respaldaron con su presencia en el pabellón polideportivo de la localidad convertido en recinto ferial esta feria que se ha consolidado como un interesante punto de encuentro y escaparate para dar a visibilidad a las potencialidades económicas del territorio en unos sectores, el de la transformación agro-ganadera y el de la artesanía de calidad, por los que se está apostando con notable éxito en los últimos años en la zona.
Los visitantes se encontraron con una variopinta oferta que, como en las anteriores ediciones del certamen, se está singularizando por el decidido apoyo a la agroalimentación, la artesanía más cercana, por el producto de kilómetro 0 y por la filosofía del slowfood o cocina lenta con productos de alta calidad cocinados en un entorno sin prisas en el que disfrutar plenamente de los placeres de la vida y de la compañía de la familia y de los amigos.
Un total de sesenta empresas, artesanos e instituciones vinculadas con el territorio, en buena medida relacionados con los procesos de transformación artesanal y comercialización en entorno cercanos de los alimentos, muestran este año sus productos en esta Fira que es también escenario de variadas propuestas gastronómicas, culturales y recreativas. Este programa complementario se inauguraba también este sábado con un taller sobre la producción de gaseosas artesanales que es la última apuesta de los inquietos empresarios locales y tiene este domingo citas como el paso de los ganados por la “cabanera” local recuperando una estampa habitual durante siglos o la celebración de diversos talleres para niños y mayores.
La clásica “almorzada” de cordero a la brasa y una muestra de ganado en el exterior del recinto ferial supondrán un guiño a la tradicional vocación ganadera de este certamen de origen medieval que, desaparecido en la década de los sesenta, fue recuperado por el ayuntamiento y los ganaderos locales en 1989 como un escaparate de la actividad económica de Benabarre y su comarca y que ahora trabaja para una necesaria reconversión y reinvención que dará sus primeros frutos el próximo año 2020.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.