Por Ana Pascual
Carambola, un proyecto aragonés de cine ambulante nacido en 2014 en Binéfar con vocación de acercar el séptimo arte en su versión más independiente a l@s niñ@s del mundo rural, se ha convertido en un proyecto global que ya ha viajado, a parte de por toda España, por países latinoamericanos, África y EUA. Descúbrelos!!

¿Cómo nació el proyecto de cine aragonés ‘Carambola’?

Carambola nace con nombre propio hace cuatro años; previamente ya habíamos realizado algunas sesiones pero todavía no tenía un nombre. Es un proyecto que nace del respeto por esta forma de cine que es el cortometraje y que cuando comenzamos tenía como objetivo principal llevar este tipo de películas a lugares donde difícilmente llegan de otra manera, cubrir ese vacío existente en cuanto a número de cines y diversidad de contenidos. Para nuestra sorpresa; el proyecto ha ido creciendo superando todas nuestras expectativas; así, lo que nació como un proyecto local y muy unido al territorio en el que nosotros nos hemos criado, como es Binéfar y pueblos cercanos; se ha convertido en un proyecto global que viaja por buena parte de países latinoamericanos, África y EUA y que tiene una presencia importante en Madrid.

¿En qué consiste? ¿Quiénes la componen?

Carambola es un cine ambulante con mirada educadora. Ante todo es un proyecto familiar y el equipo humano que lo vértebra está compuesto por personas con un amplio recorrido dentro del mundo del cortometraje; además, hay que destacar que Carambola es lo que es porque hay mucho talento dentro de las películas, grandes profesionales y magníficas historias. 

También dada esta visión educativa, realizamos diferentes talleres de iniciación a la animación y desarrollamos otro tipo de materiales didácticos; para ello contamos con especialistas externos del ámbito de la ilustración, del audiovisual e incluso de la educación más formal.

¿Con que criterio se eligen las películas que se proyectan?

La selección de las películas es una parte muy importante del proyecto y es lo que, al final, sustenta todo. Es un trabajo laborioso y muy cuidado en el que priman la calidad y los contenidos por encima de todo; atendemos a los valores que aportan las piezas, la innovación… no es un trabajo hecho al azar y hay mucho de nosotros metido ahí dentro. Las películas están dirigidas a un público infantil pero fácilmente la persona adulta puede identificarse con ellas; y eso es también lo mágico del cine de animación, que por si mismo traspasa fronteras generacionales.

Estáis llevando a cabo una gira internacional, contádnos por donde habéis viajado y dónde os queda por viajar 

Carambola lleva casi un año de gira internacional por ciudades como Ciudad de México, que fue el primer sitio que visitamos, Bogotá, San Miguel de Allende, Miami, Buenos Aires o Malabo entre otras. Ahora mismo estamos doblemente contentos porque justo cuando íbamos a finalizar nos han confirmado que comenzamos a girar un año más dentro de muy poquito; así que ya estamos preparando las nuevas programaciones.

¿Qué experiencia os lleváis?

Al final, lo más importante que te queda siempre es la sonrisa en la cara de las niñas y los niños que están viendo las películas, los ojos abiertos como platos. Es la magia de la imaginación; que también llega a los adultos.

¿Qué proyectos estáis llevando a cabo o llevaréis este año en territorio nacional?

A nivel nacional ahora mismo tenemos varios proyectos en marcha: estamos colaborando con la programación infantil de Cineteca Madrid, Carambola se vio en la Sala Azcona y en abril estuvimos una vez más en la 21ª Semana del Cortometraje de la Comunidad de Madrid. También hemos estrenado dos espectáculos con una compañía madrileña de teatro, hemos sido incluidos en el informe nacional sobre recursos didácticos móviles y esperamos que pronto Carambola vuelva a pasar por Binéfar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.