Una semana de agosto entre fogones en el Valle de Benasque

0
139
Los jóvenes aprendices de cocinero en uno de los talleres realizados (Foto: Servicio especial)

Organizado por la Asociación El Siulet y la Escuela de Hostelería de Guayente, once jóvenes aprendices de cocinero del Valle de Benasque despidieron agosto disfrutando de un Taller de Cocina, bautizado como “Master Guayen Junior”, que culminaba el amplio programa de actividades de ocio y tiempo libre que habían desarrollado en las últimas semanas de la mano de la primera de las entidades.
Los participantes, residentes en su mayoría en la Alta Ribagorza pero también procedentes de otras zonas aragonesas aunque con vinculación con la zona, habían estado participando en las diferentes propuestas lúdicas y formativas programadas en verano por El Siluet, una escuela de de ocio y tiempo libre que lleva ocho años funcionando en la zona con el propósito de favorecer el que las familias del Valle de Benasque puedan conciliar la vida laboral con la familiar. «Programamos para los más pequeños escuelas de verano, pero para los jóvenes de entre 10 y 14 años está alternativa ya no tiene tanto atractivo por lo que organizamos para ellos actividades diferentes en la naturaleza aprovechando las enormes potencialidades de la zona», comenta Eduardo Varela, uno de los responsables de El Siluet.
Este verano, los programas más demandados han sido los que han llevado a los participantes a conocer algunos de los parajes más espectaculares del corazón del Pirineo. «Acompañados por monitores especializados, han hecho noche en refugios, vivaqueado y recorrido las montañas de la zona», señala Varela explicando que el “Master Guayen Junior” era una «recompensa» por el excelente clima de convivencia que ha reinado en estas actividades.
Aprovechando la buena disposición de la Escuela de Hostelería de Guayente, que prestó sus instalaciones para este Taller, los once participantes descubrieron la cocina y sus posibilidades en unas clases eminentemente prácticas y muy divertidas en las que abordaron tanto técnicas básicas como otros aspectos más especializados del universo gastronómico. Recuerda Varela que «la mañana del lunes trabajamos especialmente con la pasta y sus posibilidades, la del martes la dedicamos a las legumbres, la del miércoles a las verduras mientras que el jueves estudiamos especialmente el tema de las cenas y las mejores propuestas para esta importante comida y el viernes lo centramos en los arroces, paellas y risottos».
Por las tardes, los talleres se dedicaron, sucesivamente, en los postres, las natillas y cremas, las natas y bizcochos, las tartas más características y las galletas. Como culminación, los participantes en el taller diseñaron en los dos últimos días una merienda cena para las 45 personas que, directa o indirectamente, habían participado en los diferentes programas de El Siluet este verano de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.